Bajan las listas de espera para consultas externas y operaciones

La disminución viene motivada por la reducción de la demanda registrada desde los centros de Atención Primaria

Sala de espera para consultas en el Hospital Río Hortega de Valladolid el pasado invierno
Sala de espera para consultas en el Hospital Río Hortega de Valladolid el pasado invierno

La pandemia ha modificado el funcionamiento habitual de la estructura sanitaria, que poco a poco intenta recuperar la normalidad. Esto ha ocasionado, por ejemplo, que el número total de pacientes en lista de espera para consultas externas a finales del primer semestre de 2020, 164.653 personas, sea un 25,5 por ciento inferior a la cifra registrada a 31 de diciembre de 2019 (221.071). 

El motivo principal de este descenso se encuentra en la disminución de la demanda registrada desde los profesionales de Atención Primaria junto con la conversión de parte de la actividad de consultas externas hospitalarias en consultas no presenciales (un gran número de profesionales han continuado realizando su actividad de consultas externas durante la pandemia a través del contacto telefónico con el paciente).

La mayor parte de estos pacientes disponen de una fecha de cita programada, aunque la pandemia ha provocado, asimismo, que se haya elevado el número de pacientes sin cita programada, aspecto en el que todos los hospitales de Sacyl están trabajando, con el fin de que se reasignen las citas de pacientes no vistos con motivo de la pandemia.

Asimismo, en el área de pruebas diagnósticas ocurre algo similar. La lista de espera ha disminuido en este primer semestre del año, evolucionando de los 45.795 pacientes que se registraban el pasado mes de diciembre (con 15372 pruebas pendientes de cita) a los 29.682 a 30 de junio (con 21316 pruebas pendientes de cita).

Desglosando esta cifra total por tipo de prueba, se ve que el actual número de personas a la espera de un TAC es de 5.230 (7.523 en diciembre de 2019); de una resonancia magnética es de 7.286 (8.287 en diciembre de 2019), de una ecografía, 15.042 (26.643  en diciembre de 2019) y de una mamografía, 2.124 (3.342 en diciembre de 2019).

Listas de espera quirúrgica

Castilla y León sigue trabajando para lograr priorizar siempre la atención de los ciudadanos con patologías más graves o urgentes. A pesar de la sobrecarga asistencial ocasionada por el coronavirus, los datos actuales reflejan que el 99,9 por ciento de los pacientes de prioridad 1 son atendidos en menos de 30 días. Cifra que mejora el porcentaje de 93,9 por ciento de diciembre de 2019.

Del mismo modo, en la actualidad solo el 36,3 por ciento de los casos de prioridad 2 presentan una demora de más de 90 días, frente a los 68,8 del año pasado. Y el porcentaje de personas clasificadas como prioridad 3 que tienen que esperar más de 180 días para ser atendidas también se ha reducido, pasando del 82,3 por ciento en el cierre de 2019, al 62,7.

Por otro lado, hay que señalar que, debido a los eventos sanitarios de 2020, la actividad quirúrgica programada en los quirófanos de Castilla y León se redujo en más de un 70 por ciento en los meses de marzo, abril y mayo respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

La pandemia ha provocado, al igual que en el área de consultas externas y técnicas diagnósticas, una reducción de las entradas en lista de espera quirúrgica. Así, esta cifra bajó un 43 por ciento en marzo y un 91 en abril, respecto a los mismos meses de 2019. Aunque el ritmo se empezó a recuperar en mayo.

Todo esto ha contribuido a que los servicios sanitarios de Castilla y León tengan actualmente un balance de la lista de espera quirúrgica en la Comunidad que refleja que, a 30 de junio de 2020, 32.111 pacientes estaban en espera de una intervención, lo que son 3.203 menos que a finales de 2019.  De ellos, 25.347 forman parte de la espera estructural (19.263 en diciembre del año pasado), por lo que el porcentaje de usuarios en este capítulo ha bajado un 13 por ciento.

La demora media, sin embargo, debido también a las circunstancias especiales de los últimos meses originadas por la pandemia de COVID-19, se sitúa en 161 días, frente a los 94 del ejercicio anterior. Los centros asistenciales que recogen mejores resultados en tiempo de demora son el Hospital Santos Reyes de Aranda de Duero (Burgos) y el Complejo Asistencial de Palencia.