La Universidad de Valladolid dejó nuevamente 24 millones sin invertir en 2018

El presidente del Consejo de Cuentas, Mario Amilivia, explica que la institución mantiene su comportamiento en ejecución presupuestaria

El presidente del Consejo de Cuentas de Castilla y León presenta el Informe de Fiscalización de la gestión de la investigación de las Universidades Públicas de Castilla y León y el Informe de Fiscalización de las cuentas anuales de la Universidad de Valladolid
El presidente del Consejo de Cuentas de Castilla y León presenta el Informe de Fiscalización de la gestión de la investigación de las Universidades Públicas de Castilla y León y el Informe de Fiscalización de las cuentas anuales de la Universidad de ValladolidLeticia PérezIcal

El presidente del Consejo de Cuentas, Mario Amilivia, explicó que la Universidad de Valladolid (UVa) mantuvo en 2018, su comportamiento de los ejercicios anteriores en ejecución presupuestaria y pasó del 52 por ciento de 2017 a un 53 por ciento al año siguiente, “quedando nuevamente 24 millones sin invertir en el ejercicio”.

Amilivia presentó en las Cortes el informe de Fiscalización de las cuentas anuales de la UVa en el ejercicio 2016 y actualizó diversos aspectos, entre ellos, algunos datos económicos. Al respecto, el informe cuantifica en 215 millones de euros el presupuesto definitivo de gastos de 2016 y de 221 en 2017, y conforme a la liquidación del ejercicio 2018, el presupuesto experimentó otro ligero incremento hasta los 225 millones.

Amilivia constató que el presupuesto de gastos presentó una ejecución del 82 por ciento en los años auditados y, al ejercicio siguiente, 2018, el porcentaje de obligaciones reconocidas netas sobre el total del presupuesto definitivo se incrementó hasta el 83 por ciento.

Además, cifró en el 58 por ciento el grado de aceptación de sus recomendaciones del informe de Fiscalización de la gestión de la investigación de las universidades públicas de Castilla y León, del Plan anual de 2016. En él, la institución planteó diez recomendaciones, tres dirigidas a la Junta, ocho a cada una de las universidades y una a la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León, de las que no compartieron ocho y no contestaron otras siete.

Amilivia precisó que en la primera recomendación, aplicada por la Junta, se planteaba la inclusión como posibles beneficiarios de subvenciones de concurrencia competitiva los institutos universitarios de investigación. Respecto a la Agencia para la Calidad autonómica, ha aplicado la recomendación de unificar sus criterios con los de Aneca (la agencia nacional) en la evaluación de las figuras del profesor ayudante y del profesor contratado doctor, atribuyendo una mayor puntuación a la actividad investigadora de los candidatos.

Asimismo, indicó que se han atendido, también, otras recomendaciones como la referida a la publicación conjunta de las actividades de investigación gestionadas directamente o por sus fundaciones para lograr una mayor publicidad y transparencia de la actividad investigadora.

Finalmente, confió en que antes de fin de año se encuentre al día la presentación de informes, para que tengan “la mayor actualidad posible en relación a la materia objeto de fiscalización, que es uno de los objetivos fundamentales del primer Plan Estratégico” del órgano.

Amilivia presentó en la Comisión de Economía y Hacienda del Parlamento autonómico dos informes sobre el mundo universitario, uno procedente del anterior mandato del Consejo sobre la investigación en las cuatro universidades públicas de la Comunidad y otro sobre las cuentas de la Universidad de Valladolid, publicado el pasado 16 de junio.

De este modo, ya solo seis aprobados y pendientes de comparecencia, dos de ellos del ejercicio 2018 y cuatro más del presente 2020, a los que se irán incorporando los que se hallan en elaboración.