Castilla y León, la comunidad que antes valora el grado de discapacidad de toda España

La demora en la Región es de tres meses y llega hasta los dos años en el caso de Canarias

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, junto al presidente de CERMI Castilla y León, Juan Pérez Sánchez
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, junto al presidente de CERMI Castilla y León, Juan Pérez SánchezMiriam ChacónIcal

La atención a la dependencia es uno de los puntos fuertes de la Junta de Castilla y León como se viene demostrando desde hace un tiempo pero ahora el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) lo ha confirmado al asegura que es la comunidad que antes valora el grado de discapacidad de toda España, ya que lo hace en tres meses, solo superada por los dos de la ciudad autónoma de Melilla, frente a una media nacional de 10,4 meses y que llega a los dos años en el caso de Canarias.

Por este retraso generalizado, en el que Castilla y León es la excepción, el Cermi ha denunciado la situación ya que “genera malestar en las personas con discapacidad y sus familias, que han de soportar dilaciones indebidas para un trámite que es fundamental para poder acceder a diferentes apoyos y servicios”.

En este sentido, Cermi ha explicado que ha recabado esta información a través de los 19 comités autonómicos, presentes en todas las comunidades y ciudades autónomas del Estado, si bien en La Rioja no se ha podido conseguir la cifra, y la ha remitido al Instituto de Mayores y Servicios Sociales.

En concreto, con los datos disponibles, el tiempo medio de espera desde que se solicita la valoración del grado de discapacidad hasta que tiene lugar la resolución del proceso se sitúa en el entorno de los 10,4 meses, aunque escala hasta un año o por encima de los 12 meses en ocho comunidades autónomas.

Así, Canarias, con dos años, se sitúa a la cabeza, seguida de los 18 meses de Andalucía, Asturias y Comunidad Valenciana. Mientras, la Región de Murcia se sitúa en 15 meses, por delante de Baleares, Galicia y Castilla-La Mancha, que registran un tiempo medio de espera de un año.

En el extremo opuesto, por debajo de un semestre, se encuentran, por este orden, Melilla (dos meses); Castilla y León (tres meses); Ceuta (3,5 meses), y Euskadi y Navarra, con cuatro y seis meses, respectivamente. Por su parte, en Extremadura el período medio de espera es de nueve meses, aunque con importantes diferencias entre provincias, ya que en Cáceres es de seis y en Badajoz de 12.

Este mismo escenario se da en Aragón, cuya media es de 7,6 meses, pero existen diferencias muy elevadas entre los 13 meses de Zaragoza, los ocho de Huesca y los dos de Teruel.

En el resto del territorio, Cantabria registra una espera media de siete meses, Cataluña 8,5 y la Comunidad de Madrid 8,3 meses, si bien esta región desagrega el dato sobre atención temprana (menores de cero a seis años), que se sitúa en 3,4 meses.