Podemos rechaza la posible pérdida de 27 empleos en los centros de Digitex de Castilla y León

El líder en la Comunidad, Pablo Fernández, presentará una Proposición no de Ley que reclama el mantenimiento de los puestos de trabajo y unas condiciones laborales dignas

El secretario general de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, rechaza el ERE de Digitex
El secretario general de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, rechaza el ERE de DigitexCAMPILLOIcal

El líder de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, ha apoyado a los trabajadores de la empresa de telemarketing Digitex, que tienen que hacer frente a un ERE que ha calificado de “injustificable y que no tiene ninguna base que lo avale”.

El ERE supondría el despido de más de 450 trabajadores de la empresa en diez centros de trabajo repartidos por toda España, afectando a 18 empleados de la plataforma de León ubicada en Onzonilla y a 9 de la localizada en la localidad burgalesa de Aranda de Duero.

Así lo ha explicado Fernández tras el encuentro con los miembros del comité de empresa del sindicato CGT, Jesús López, y Ceila González.

De este modo, el responsable autonómico de la formación morada ha exigido a Digitex que retire el ERE, “se negocie un plan de viabilidad y que no se pierda ni un solo puesto de trabajo” al tiempo que ha recordado que el sector del telemarketing es crucial en la provincia de León, a pesar de lo cual está “siendo desmantelado”. Como ejemplo de esta situación ha apuntado que en la propia Digitex hace apenas un año la plantilla alcanzaba los mil trabajadores en León, de los que ahora apenas quedan 453.

Ante esta situación, Fernández ha anunciado la presentación -en septiembre- de una iniciativa para reclamar el mantenimiento de los trabajos y unas condiciones laborales dignas en una de las principales compañías de servicios de telemarketing y call center.

Aunque la compañía ha ofertado convertir el ERE inicialmente previsto en despidos voluntarios, los representantes de los trabajadores consideran que aceptar esa propuesta supondría dar el visto bueno a un ERE encubierto. Mientras continúan las negociaciones, que en toda España afectan al futuro de 450 personas, Podemos insiste en reclamar “que se negocie un plan de viabilidad y no se pierda ni un solo puesto de trabajo”.

“Han sido un servicio esencial durante la pandemia y ahora se les paga con un ERE”, lamentó Fernández. Los portavoces sindicales recordaron que el sector, altamente feminizado, emplea a unas 6.000 personas en la provincia leonesa y a otras 10.000 en el resto de la comunidad autónoma. También lamentaron las condiciones en las que tuvieron que desarrollar su labor durante el estado de alarma.