Castilla y León pisa el acelerador de las PCR

El aumento de brotes desde que comenzara agosto provoca que se hagan en estos momentos más de 3.600 pruebas de detección diarias, el doble que al inicio de la nueva normalidad

Castilla y León pisa el acelerador en lo que a pruebas de detección molecular PCR se refiere para combatir una pandemia que parece no tener fin en Castilla y León, que ve como este mes de agosto no paran de crecer los contagios y brotes activos por toda la Comunidad que ya han provocado tres confinamientos de poblaciones en Íscar, Pedrajas de San Esteban y Aranda de Duero, pero que amenaza ya a casi medio centenar de zonas básicas de salud, concretamente 45, entre las que se encuentran capitales de provincia como Valladolid, Palencia, Salamanca o Soria, y numerosos núcleos rurales, donde están saltando las alarmas también.

Tal es la situación que las pruebas PCR se han duplicado en los últimos días respecto a las que se llevaban a cabo el pasado 21 de junio cuando comenzó la nueva normalidad a la par que el periodo estival. En estos momentos, según los datos que publica el Gobierno autonómico cada día en su portal de datos abiertos, se están llevando a cabo alrededor de 3.600 test diarios cuando al inicio de la nueva normalidad se hacían 1.800 pruebas, siendo el pasado 5 de agosto el día en el que se contabilizaron un total de 4.207 test.

En cuanto a los datos diarios de la evolución de la pandemia, la Junta no ofrecerá hasta el lunes una actualización de los mismos, por lo que la última cifra que se conoce es la de 210 nuevos positivos y dos fallecidos en los hospitales de Segovia y Salamanbca que se conocían el pasado viernes.

Si bien, este sábado sí que se ha informado de un nuevo brote en la provincia de León, concretamente en la localidad de San Adrián del Valle, que ha afectado a un grupo de siete personas de una misma familia, procedente de Navarra que compartían la misma vivienda de vacaciones desde hace varios días, y que han dado positivo por covid-19.

Con este son ya ocho los rebrotes de la enfermedad en la provincia leonesa desde que se inicio la denominada ‘nueva normalidad’.

Según explica el Servicio Territorial del la Junta, los afectados son infectados asintomáticos y ya han sido confinados para separarlos del resto de vecinos.