La Junta pide la prórroga del confinamiento de Aranda de Duero una semana más

El objetivo es enfrentar la situación epidemiológica en el municipio burgalés, donde los datos reflejan una transmisión comunitaria

Segundo día de confinamiento en Aranda de Duero
Aranda de Duero trata vivir con normalidad la situación creada por el brote de coronavirus que les ha llevado de nuevo al confinamientopaco santamariaEFE

Los Servicios Jurídicos de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos han presentado ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo la solicitud de prórroga, por otros siete días, de las medidas sanitarias para la contención de la Covid-19 en el municipio burgalés de Aranda de Duero, aprobadas por la Consejería de Sanidad.

Se cumple así con lo establecido por ese Órgano judicial que, en su Auto de ratificación de dichas medidas, manifestaba la posibilidad de ampliar el período inicial de una semana de vigencia, para lo que la Autoridad sanitaria debería presentar la solicitud de prórroga que este miércoles se hace efectiva.

Para tal fin el juez indicaba que la petición motivada debería cursarse dos días antes del fin del período ya autorizado y que la nueva resolución judicial se conocería antes de la finalización del plazo vigente.

En el caso de que la decisión judicial autorice una nueva ampliación, esta deberá publicarse en el Boletín Oficial de Castilla para dar continuidad efectiva durante otra semana a las medidas de contención en marcha.

La Consejería de Sanidad, entre la documentación presentada, ha facilitado información sobre la situación epidemiológica actual en el municipio arandino que justifica la continuidad de las acciones de contención frente al coronavirus.

Según la información del Sistema de Información de Vigilancia Epidemiológica a fecha 10 de agosto, Aranda de Duero registraba 384 diagnósticos de COVID-19 declarados entre el 4 de agosto y ese día, sobre un total de 461 casos activos notificados de infección por nuevo coronavirus SARS-CoV-2; 107 casos presentan asociación con alguno de los veinticuatro brotes epidémicos declarados (el 23,2 por ciento), de manera que el resto de los casos podrían corresponder a transmisión comunitaria.

La incidencia de la Covid-19 durante esa semana del 4 al 10 de agosto es de 1.168,74 casos por cada 100.000 habitantes, frente a una ratio de 234,36 durante los siete días anteriores en el municipio burgalés.