El Grupo de Rescate y Salvamento de Castilla y León realiza 26 intervenciones en lo que va de año

El 61% de las actuaciones se producen en zonas de montaña y en espacios abiertos

Un helicóptero del Grupo de Rescate de Castilla y León
Un helicóptero del Grupo de Rescate de Castilla y LeónJcyl

El Grupo de Rescate y Salvamento (GRS) de la Junta de Castilla y León, con base en la localidad vallisoletana de Alcazarén, ya ha realizado 26 intervenciones en lo que va año. De momento, el mes de julio es el que registra más operaciones, con 16; seguido de junio, con cinco; febrero, con cuatro, y marzo, con un rescate.

La mayoría de las intervenciones este año, un 61,5 por ciento, se ha producido en zonas de montaña y en espacios abiertos, circunstancias que añaden a este servicio una especial dificultad y riesgo a las intervenciones, debido sobre todo a las características del medio en el que se producen. Ello obliga a que todos los medios intervinientes, grupos de rescate y equipos médicos deban actuar de manera coordinada para dar la mejor respuesta.

Por tipologías, 22 rescates se realizaron en zona de montaña, dos fueron en medio acuático, uno correspondió al realizado en un paraje inaccesible para vehículos por tierra en la provincia de Valladolid, y otro rescate en una cueva.

El GRS está operativo en horario de orto a ocaso los 365 días del año en la base situada en un punto céntrico en la Comunidad, lo que facilita la capacidad de respuesta y garantiza la optimización de los tiempos de respuesta. Está integrado por un helicóptero con grúa, un piloto, un gruista y dos rescatadores, de los cuales, uno de ellos posee la titulación de Grado de Enfermería, para poder realizar de forma eficaz una primera atención sanitaria, hasta que el paciente queda en manos de los servicios de emergencias sanitarias.

Para ello es imprescindible la participación del Centro Coordinador de Emergencias (CCE) del 1-1-2, desde donde se recaba la información necesaria para obtener la localización, tipología exacta del rescate y teniendo en cuenta la valoración médica inicial, se traslada el aviso a los grupos de rescate y se coordina el lugar de traslado de los rescatados.

En algunas ocasiones se hace aconsejable la intervención de varios grupos de rescate coordinados por el CCE del 1-1-2, como en la intervención del pasado 23 de julio, cuando un varón sufrió una caída mientras realizaba una actividad de espeleología en uno de los tramos de rapel de la Sima de las Perlas, dentro de las cuevas de Valporquero, en Vegacervera (León). Este rescate en cueva se realizó en colaboración con el Greim de la Guardia Civil.