Investigan a dos personas por causar el incendio más grave de España de este año cuando segaban

Los fuegos calcinan en Castilla y León un total de 3.421 hectáreas, de las que 656 son de arbolado

Incendio de Zamora
Incendio de ZamoraIcal

La Guardia Civil investigan a dos personas como supuestas autoras de un delito de incendio forestal, cometido al haber originado el fuego declarado el pasado 15 de agosto en Lober de Aliste (Zamora) por una negligencia cuando realizaban labores de siega.

El fuego, el mayor del año en España hasta ahora con 1.934 hectáreas carbonizadas, al parecer se desató cuando los investigados realizaban labores de segado con maquinaria agrícola que carecía de las medidas de seguridad reglamentarias, ha informado el Instituto Armado de Zamora.

Esos trabajos se realizaban además en un terreno situado a menos de 400 metros de una masa forestal, por lo que puede ser constitutivo de un delito de incendio forestal recogido en el artículo 352 del Código Penal. Ese delito está tipificado con penas de prisión de uno a cinco años, que podría conllevar penas mayores, de hasta veinte años, cuando hubiera existido peligro para la vida o integridad física de las personas.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil inició las investigaciones el mismo día de iniciarse el incendio y continuó la investigación al día siguiente en coordinación con agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León. Dos días después investigó a las dos personas que realizaban los trabajos, que ya han pasado a disposición judicial.

Por otra parte, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, cifró en algo más de 3.420 hectáreas la superficie calcinada por los incendios forestales en lo que va de año en la Comunidad, de las 656 corresponden a zonas arboladas. Más de la mitad de esta superficie afectada corresponde al de Lober de Aliste (Zamora).

También hizo un llamamiento a la responsabilidad y la precaución para evitar nuevos incendios forestales, y advirtió que a las altas temperaturas que se registran en muchos puntos de la Comunidad hay que sumar que con el paso del verano la vegetación se agosta aún más y el riesgo se incrementa.

Una situación mejor

Aunque en comparación con los últimos años la situación es mejor, el consejero recordó que “nos queda mucho verano, especialmente un mes de septiembre que suele ser muy complicado”, por lo que insistió en su mensaje de precaución.

Además de precaución, Suárez-Quiñones reclamó colaboración con las autoridades cuando se observen comportamientos dolosos y criminales en contra del medio natural.

Al mismo tiempo, recalcó que todos los incendios son investigados, y puntualizó que el fuego de Saucelle (Salamanca), que ya se encuentra controlado y en nivel cero, se pudo originar por una línea eléctrica.