Firma obligatoria y responsable de que los alumnos no tienen síntomas de la Covid-19 para asistir a clase

Sólo se pondrá en cuarentena a los compañeros de clase cuando se confirme un positivo

Las consejeras de Sanidad, Verónica Casado, y de Educación, Rocío Lucas, comparecen en rueda de prensa para informar sobre los acuerdos del Consejo Interterritorial de Sanidad y Educación celebrado con ambos ministros.
Las consejeras de Sanidad, Verónica Casado, y de Educación, Rocío Lucas, comparecen en rueda de prensa para informar sobre los acuerdos del Consejo Interterritorial de Sanidad y Educación celebrado con ambos ministros.mir_ical

La Junta de Castilla y León continúa perfilando de qué manera se volverá en apenas dos semanas a las aulas de la Comunidad. Tras la reunión mantenida con los ministerios de Sanidad y Educación y representantes del resto de autonomías, las consejeras Verónica Casado y Rocío Lucas comparecían en rueda de prensa para explicar las pautas a seguir con el objetivo de dar a la comunidad educativa y a sus familias la máxima seguridad en la vuelta al cole.

Una de estas novedades, es que las familias deberán firmar una declaración responsable donde aseguren que sus hijos van al colegio sin ningún síntoma de coronavirus, como puede ser tos, mocos y especialmente fiebre. Además, los niños deberán lavarse las manos en los centros educativos como mínimo cinco veces. Sí que se produce un cambio, que es en el caso de que toda un aula estará en cuarentena cuando se confirme un positivo, y no cuando haya una sospecha, como inicialmente se había previsto.

Casado ha recomendado a las familias que en el momento que observen alguna anomalía no lleven a sus hijos al centro y que se pongan en contacto de inmediato con el pediatra para tomar una solución.

Respecto al funcionamiento de los “covid-colegio” estarán integrados por médicos y enfermeras del servicio de prevención de la Administración autonómica

La consejera ha abogado en todo momento por defender la apertura de las aulas, pese a las reticencias y al miedo de muchos padres por la situación, refrendando que la vigilancia y la seguridad van a estar al orden del día y se ha hecho eco de la vuelta a las aulas que se está produciendo en varios países.

Respecto a la decisión de que algunos padres decidan no llevar a sus hijos a las aulas, Rocío Lucas ha vuelto a reiterar que la Educación es obligatoria, aunque en algunos casos pueden existir excepciones.

Además, la consejera ha anunciado que vacunación de la gripe se iniciará en la primera quincena del mes de octubre para evitar dos pandemias. Es por ello que ha incidido en que los colectivos prioritarios deben ser los mayores de 65 años, usuarios de residencias, así como profesionales de la Sanidad.