Ávila celebrará la primera ordenación de un sacerdote diocesano en dos años

Se trata de Francisco Javier Calvo Tolosa, de 31 años

La Catedral de Ávila acogerá el próximo 13 de septiembre la primera ordenación de un sacerdote diocesano, Francisco Javier Calvo Tolosa, de 31 años, casi dos años después de la anterior, a principios de octubre del año 2018, ha informado este lunes en nota de prensa el Obispado.

En aquella ocasión fue el anterior obispo de Ávila, Jesús García Burillo, quien presidió la ceremonia y en esta ocasión será su sucesor, José María Gil Tamayo, quien de esta manera realizará la primera ordenación a un sacerdote formado en la Diócesis, desde que llegó a la misma a finales de 2018.

En este tiempo, Gil Tamayo sí ordenó en 2019 a un carmelita que eligió Ávila, como tierra de Santa Teresa, para convertirse en sacerdote, aunque su ejercicio lo realiza en otra diócesis, según han señalado a Efe fuentes del Obispado, que califican aquella ordenación como “circunstancial”.

La del próximo 13 de septiembre será la primera que el obispo realizará a un sacerdote formado en Ávila y que seguirá ejerciendo su labor pastoral en la diócesis abulense.”En la semana en la que cumplo 40 años de sacerdote, Dios me concede ordenar el primer cura de mi diócesis de Ávila”, ha señalado en su perfil de Twitter Gil Tamayo, quien presidirá la ceremonia en la Catedral a partir de las 18.00 horas y con las medidas de seguridad derivadas de la situación actual.Francisco Javier Calvo Tolosa, natural de Las Navas del Marqués (Ávila), llegó al Seminario con 24 años, tras estudiar Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid, donde asegura que “encontró a Cristo” a través de una comunidad de cristianos de la Pastoral Universitaria.

Después, comenzó sus estudios de Teología en Salamanca, antes de volver a Madrid para estudiar la especialidad en Filosofía en la Complutense, para ir completando su formación hasta ser ordenado diácono el pasado 8 de diciembre en la Catedral, donde el próximo 13 de septiembre se convertirá en sacerdote.Será uno de los más jóvenes de una Diócesis que cuenta con unos 130 sacerdotes, la mayoría de ellos jubilados, con una media que se sitúa en torno a los 67 años.