Las dos Castillas aseguran una respuesta rápida ante emergencias en zonas limítrofes

Castilla y León y Castilla-La Mancha firman un acuerdo que establece los procedimientos de trabajo en común de sus respectivos servicios 112

Las dos Castillas comparten muchos objetivos comunes, como es la lucha contra la despoblación, la prestación de servicios rurales y una mejor financiación autonómica para poder asegurarlos o las infraestructuras. pero, también, atender de una manera rápida y eficaz cualquier emergencia sanitaria, social, medioambiental o de cualquier tipo que se produzca en las zonas limítrofes de ambas territorios.

Por este motivo, los gobiernos de Castilla y León y Castilla-La Mancha, regiones hermanas y vecinas que presiden el popular Alfonso Fernández Mañueco y el socialista Emiliano García-Page, respectivamente, han firmado un importante acuerdo que establece los procedimientos de trabajo en común de los servicios de emergencia 112 de ambos territorios. O lo que es lo mismo, se asegura una respuesta rápida y eficaz cuando ocurra una emergencia del que tipo que sea en las poblaciones de la raya de las dos regiones.

Este convenio refuerza y desarrolla el que firmaron el pasado 26 de junio los dos presidentes junto con la Comunidad de Madrid para la actuación conjunta en situaciones de emergencia, según informa en un comunicado el Gobierno manchego.

Así, el protocolo contempla las actuaciones a llevar a cabo cuando una llamada de emergencia se realiza desde una de las dos comunidades pero es recibida por el centro 112 de la región limítrofe o cuando un ciudadano avisa al servicio de emergencias de su comunidad de una emergencia que se está produciendo en la otra región.

Con carácter general, las llamadas de emergencias en las zonas limítrofes serán atendidas por el centro de emergencias 112 de la Comunidad Autónoma en la que se localizan y si el incidente se localiza en la región limítrofe ese centro trasladará al de la otra región toda la información que haya recabado en la llamada y, si es posible, transferirá al llamante.

En este acuerdo, firmado por los consejeros de Hacienda y Administraciones Públicas de Castilla-La Macha, Juan Alfonso Ruiz, y de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, también se determina que el centro de emergencia 112 responsable de la gestión de la llamada será el que trasladará los avisos a los organismos competentes de su comunidad para dar respuesta a la emergencia.

Por otra parte, los centros de emergencia 112 podrán canalizar las solicitudes de colaboración de los servicios de emergencia de una comunidad a los de la región limítrofe y se encargarán también de ofrecer colaboración.

Cuando haya dudas en cuanto a la localización del incidente o en emergencias graves, el centro 112 receptor de la llamada la gestionará y trasladará a los servicios de emergencia de su región, comunicando de forma inmediata al centro de emergencias de la comunidad vecina la recepción de la llamada y las gestiones realizadas para que se valore el envío del recurso competente que pueda llegar más rápido.

En caso que ambas comunidades reciban llamadas sobre un mismo incidente y las dos hayan activado recursos, comunicarán el hecho a los servicios de emergencias alertados para que valoren la procedencia de continuar con la activación y, en todo caso, coordinarse entre ellas.

Para garantizar el efectivo cumplimiento de este protocolo sectorial, se constituirá una comisión de seguimiento paritaria, que estará integrada como mínimo por dos representantes de cada una de las dos comunidades autónomas y que se reunirá una vez al año, al menos, para hacer un seguimiento y control del protocolo, interpretar posibles dudas y promover posibles modificaciones y actualizaciones