Unidad de acción en defensa de la vida y contra la Covid

Las dos Castillas y Madrid crean grupos de trabajo en todos los ámbitos y compartirán estudios serológicos así como servicios públicos

Unidad de acción y eficacia con la defensa de la vida y la protección de la salud de las personas como la mejor forma de luchar contra la pandemia y las consecuencias económicas, sanitarias y sociales que de ella se derivan.

Este es el espíritu del acuerdo que alcanzaban este lunes las regiones de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Madrid, que suman entre todas once millones de habitantes, que lo que hace principalmente es reforzar la colaboración ya existente entre las tres Comunidades y dar una respuesta común a una amenaza común, que es la Covid, de la mejor forma posible. Y, sobre todo, con el foco puesto en estos momentos en el inicio del curso escolar, el desafío más grande al que se enfrenta este país en los próximos meses.

Los tres presidentes autonómicos Alfonso Fernández Mañueco, Emiliano García-Page e Isabel Díaz Ayuso, respectivamente, firmaban un documento en el que se comprometen a crear grupos de trabajo en todos los ámbitos y ministerios así como en el seno de la Conferencia Interterritorial para que las normativas serológicas anticovid vayan coordinadas. También compartirán estudios de seroprevalencia y de rastreo sobre la influencia del virus en los tres territorios, además de servicios públicos como el transporte o la atención sanitaria en las zonas limítrofes.

De la misma forma, intercambiarán experiencias a través de las nuevas tecnologías en la lucha contra la pandemia, facilitarán prácticas para los alumnos de Formación Profesional (FP) entre empresas y llevarán a cabo evaluaciones diarias e intercambio de información sobre la evolución del virus, con especial hincapié en el curso escolar.

«Nos jugamos nuestra viabilidad porque si no conseguimos que el curso escolar funciones estaremos a las puertas de un nuevo confinamiento», advertía el presidente manchego, Emiliano García Page, quien recordaba que además de las dificultades y la exigencia de prudencia, responsabilidad, medidas, gasto y consenso existentes, en estos momentos están unidos igualmente en la obligación de gestionar también la esperanza.

Además, llamaba a estar todos coordinados así como anteponer los intereses generales a cualquier otro interés “para que los vientos de recuperación, nos pillen con las velas desplegadas”.

El documento contempla también el compromiso de las dos Castillas y Madrid de mantener reuniones periódicas de los presidentes y consejeros en materia de Transporte, Empleo y Economía así como la celebración de encuentros a través de las nuevas tecnologías entre responsables Covid de los centros educativos para compartir experiencias y dar una respuesta común y eficaz a los problemas.

Los tres presidentes lanzaban un mensaje de tranquilidad y serenidad a las familias ante el inicio del curso escolar y aseguraban que se han tomado las medidas para que las aulas sean seguras. En este sentido, el jefe del Ejecutivo de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, se mostraba convencido de que el curso empezará «con buena letra», y pedía la colaboración de la comunidad educativa y de los padres para que todo salga bien y se pueda garantizar la presencialidad de los alumnos.

“Juntos somos más fuertes”

“Juntos somos más fuertes y se pueden hacer mejor las cosas”, destacaba Fernández Mañueco en su intervención, mientras ponía en valor la colaboración entre los tres territorios vecinos como un “símbolo” para todo el país”, y apelaba a la responsabilidad individual de todas aquellas personas que por trabajo o por cualquier otra circunstancia tengan que atravesar a diario varias provincias o Comunidades Autónomas.

El presidente de Castilla y León recordaba que el virus sigue entre nosotros e insistía en la colaboración entre vecinos y con el Gobierno de la nación como receta imprescindible para evitar volver a la situación vivida en los meses de marzo y abril especialmente.

La presidenta madrileña, por su parte, que hacía de anfitriona, destacaba la importancia de que todas las administraciones estén unidas frente al virus, y aseguraba que será un «orgullo» poder aportar su granito de arena en coordinación con el Gobierno de España para dar una pronta respuesta a España, «un país -decía- que tanto nos necesita». “A pesar de ser Comunidades distintas, sobre todo, tenemos un enemigo común, acabar con la Covid, y un amigo común, el estado de las autonomías”, apuntaba Ayuso, mientras recordaba los lazos educativos, en materia de transporte, universidades, colegios, centros de salud y familiares de las tres regiones y demandaba también claridad normativa para evitar distorsiones