Van Malderen destaca la influencia de Segovia en “el crecimiento vertiginoso” del grupo Drylock Technologies

El fundador de la compañía belga recibe el Premio Empresario Segoviano del Año

El fundador de Drylock Technologies, el belga Bart Van Malderen, aseguró, en su discurso tras recibir el Premio “José María Antona Empresario Segoviano del Año”, que el buen hacer de su equipo de la factoría de Segovia ha tenido “buena culpa” en las cifras globales de una compañía que ha crecido “a velocidad vertiginosa” en el sector de los productos higiénicos.

Por su parte, el presidente de la Federación Empresarial Segoviana, Andrés Ortega, deseó que sean “la punta de lanza” para revitalizar la economía provincial, para avanzar en la diversificación de su tejido productivo, “con un mayor peso del sector industrial”.

El empresario belga, que tuvo que hacer un gran esfuerzo por la situación actual marcada por la crisis sanitaria para estar en Segovia, se mostró “muy feliz y muy agradecido” a esta ciudad, que conoce desde hace más de 25 años. “Hemos dado muchas cosas a Segovia y Segovia nos ha dado muchas cosas a nosotros”, sostuvo.

Bart Van Malderen explicó que está muy orgulloso de su equipo de dirección y gestión de Drylock España y también está muy contento con su plantilla de trabajadores por “su productividad” y él, como un hombre de producción, auguró que estará muchos años más en Segovia. Van Malderen tuvo unas palabras de especial agradecimiento para el director general de Drylock España, Miguel Ángel González.

El nuevo Empresario Segoviano del Año sostuvo que su compañía, dedicada a la producción de productos de higiene y sanitarios, tienen claro que “la vida implica movimiento y transformación permanente”, con dos fuerzas que están en el ADN de Drylock, como son la tradición y la innovación. “Nuestro objetivo es ofrecer a la sociedad los mejores, más confortables y sostenibles productos higiénicos y nuestra aspiración es competir con nuestra constante innovación”, afirmó Van Malderen ante los empresarios segovianos.

La compañía Drylock Technologies tiene tres plantas en España, República Checa e Italia, que son alimentadas por energías renovables, y “cuando esto no es posible”, dijo su presidente, compensan las emisiones apoyando proyectos climáticos certificados.

Sobre la planta de Segovia, situada en el Polígono de Hontoria de la capital, Bart Van Malderen repasó su trayectoria. En 2018, su primer ejercicio, facturó cinco millones de euros, con 60 trabajadores. En 2020, emplea a 170 personas, con cuatro líneas de fabricación de pañales y una quinta línea de productos de higiene femenina, con unas ventas de 60 millones de euros.

El empresario belga no olvidó mencionar el proyecto solidario de fabricación de mascarillas a petición de la Junta de Castilla y León. Su planes de futuro para Segovia, de cara a 2021, son contar con dos líneas más de producción, llegando a una plantilla de 200 trabajadores. En plena pandemia mundial por la COVID-19, Drylock diseñó un nuevo espacio industrial, anexo a la fábrica segoviana, para aprovechar su experiencia en el mundo de la celulosa y crear dos nuevas líneas de producción para la fabricación de mascarillas quirúrgicas y EPIs

Hijo Adoptivo de Segovia

El presidente de FES, Andrés Ortega, defendió la necesidad, en estos tiempos de coronavirus, de poder distinguir a un empresario y agradeció a Bart Van Malderen el enorme esfuerzo que ha realizado para poder estar en la ciudad. De hecho, a su regreso a su país, tendrá que guardar una cuarentena.

Para la FES, este nombramiento para el impulsor de Drylock España tiene un doble motivo de satisfacción ya que, a propuesta de la patronal segoviana, Van Malderen, recibió también hoy el Título de Hijo Adoptivo de Segovia, aprobado por el pleno municipal, dentro del Reglamento de Distinciones y Honores de la Ciudad, Andrés Ortega dejó claro que para él “alguien que invierte en Segovia, que cree en Segovia, que genera riqueza para nuestro territorio y empleo para nuestra gente es un segoviano de facto”, y con sentido del humor, sostuvo que “como los de Bilbao, los segovianos también nacemos donde queremos”.

El presidente de FES agradeció a Miguel Angel González y al propio galardonado lo planes de futuro para la planta de Drylock en Segovia, que “apuntan a un crecimiento progresivo tanto en inversión como en facturación y empleo, y eso en estos tiempos es una excelente noticia”.

Ortega aseguró que con la entrega del Premio 'José María Antona Empresario Segoviano del Año" confían en que Drylock se convierta en “la punta de lanza” para revitalizar la economía provincial, para avanzar en la diversificación del tejido productivo segoviano para que tenga “un mayor peso del sector industrial”.

Agradecimiento empresarial

En este gala de la FES, su presidente también hizo un reconocimiento a todos los empresarios segovianos, a través de las diferentes patronales y asociaciones sectoriales integradas en la Federación, por el enorme esfuerzo y sacrificio que han tenido que hacer y “tendrán que seguir haciendo” paras superar todas las dificultades económicas derivadas de la pandemia.

Andrés Ortega no quiso pasar por alto que durante los peores momentos de la incidencia del COVID-19 en la provincia, los empresarios fuero, “un ejemplo también de solidaridad”, contribuyendo generosamente a la adquisición de equipos y materiales sanitarios, entre ellos, respiradores para el Hospital de Segovia.

Este acto también sirvió para dar las gracias al exdirector general de la Federación Empresarial Segoviana, José Luis de Vicente, por su más de cuatro décadas de servicio y entrega a la entidad. El acto contó con el respaldo de las principales autoridades como la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero; la vicepresidenta segunda de la Diputación, Sara Dueñas; el delegado territorial de la Junta, José Mazarías, y la subdelegada del Gobierno en Segovia, Lirio Martín.