El alcalde de Salamanca considera que la posición de Abel Caballero al frente de la FEMP “queda muy debilitada”

García Carbayo señala que "ha roto la unanimidad y se ha plegado a las exigencias del Gobierno”

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, ha afirmado que la posición de su homólogo en Vigo, Abel Caballero, como presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) “ha quedado muy debilitada”. “La FEMP siempre ha tenido una regla de oro de actuación que era la unanimidad”, recordó García Carbayo al afirmar que “todo lo que podía provocar enfrentamiento, se obviaba y se retomaba en otro momento”.

Pero en esta ocasión, “el presidente ha optado por romper la unanimidad y plegarse a las exigencias del Gobierno, de su mismo signo político, en una de las cuestiones más importantes y en una de las circunstancias más excepcionales”, en relación a la pandemia del coronavirus Covid-19, por lo que el alcalde de Salamanca ha afirmado que “no sé si está cuestionado, pero su posición ha quedado muy debilitada en estos momentos”.

Unas declaraciones que se producen el día después de la derogación del Real Decreto propuesto por el Gobierno tras su rechazo en el Congreso de los Diputados, donde según García Carbayo “se impuso el sentido común de la gran mayoría de grupos políticos y ayuntamientos”.

“Ganaron los alcaldes, pero fue una victoria sostenida en el sentido común”, ha reiterado García Carbayo, quien ha criticado que “nunca a un Gobierno se le había ocurrido hacer una propuesta tan descabellada” y por ello ha calificado la situación de “conflicto del Gobierno socialista contra el resto de fuerzas políticas, contra los municipios y diputaciones y contra la razón”.

Además, García Carbayo aprovechó para pedir “más fondos sociales y de reactivación económica” para los ayuntamientos de cara a que “los ciudadanos puedan resistir contra la pandemia”, reclamando al Gobierno que “igual que ha dado dinero a las Comunidades Autónomas, debe darle a los ayuntamientos y diputaciones para que los ciudadanos vean cubiertas sus demandas y necesidades”.

También solicitó el alcalde de Salamanca “un fondo para el transporte” puesto que, durante los meses de confinamiento, los ayuntamiento tuvieron que “mantener los servicios públicos a sabiendas de que no había usuarios dentro de los autobuses para evitar contagios”. Un mantenimiento que “vale mucho dinero” y por el que reiteró su solicitud de fondos para “sufragar esos gastos y el roto que están haciendo en los presupuestos municipales”.