Francisco Igea: “La gente está legítimamente harta y cuesta más decir que hay que seguir”

El vicepresidente de la Junta lamenta que haya habido “mensajes equivocados” que quizás han llevado a la población a pensar que se había superado la pandemia en una “falsa expectativa”

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea (Cs), ha asumido este lunes que en estos últimos meses “la gente está legítimamente harta” de la situación generada por el coronavirus y cada vez resulta “más complejo decir que hay que seguir” tomando medidas de prevención y correctivas porque “la mortalidad no es aceptable”.

En declaraciones a Efe, cuando se cumplen seis meses desde que España se vio inmersa en el estado de alarma como consecuencia de la covid-19, Igea ha reconocido que “estar todo el rato pendiente” se hace “largo”, pero sobre todo porque los representantes de la Junta entienden que también resulta largo para la población, día a día “más cansada” de este horizonte que determina la pandemia.

“Ahora es mucho más difícil y antipático” tener que tomar determinadas medidas restrictivas, como las aplicadas en las ciudades de Salamanca y Valladolid, con cuyos ayuntamientos se reunirán previsiblemente este martes para analizar la decisión de prorrogar o no las medidas restrictivas que se tomaron para frenar los contagios, a la vista de los datos de incidencia acumulada en ambos municipios.

El vicepresidente ha lamentado que haya habido “mensajes equivocados” que quizás han llevado a la población a pensar que se había superado la pandemia en una “falsa expectativa”, pero ha recalcado que en el caso de Castilla y León la perspectiva es que en un mes un cuarto de las camas UCI estén ocupadas por pacientes infectados por covid y que los ingresados en planta sean unos 1.500, si se cumple la tendencia actual.

De hecho, ha recalcado que hace un mes eran 90 los hospitalizados por la covid y actualmente son 385, de los que 8 eran pacientes en la UCI, cuando ahora son ya 53. “La intención es doblar esta curva, (...) pero tenemos que esforzarnos en que la pendiente no siga subiendo”, ha subrayado Igea, consciente de que desde el punto de vista asistencial y de los medios disponibles Castilla y León no está en la misma situación que en marzo, sino mejor.

Sin embargo, ha incidido en que “el sistema no da más de sí” y “no se puede” volver a parar la actividad totalmente o parar la asistencia ordinaria de la sanidad, con intervenciones quirúrgicas y atenciones a pacientes crónicos que también son necesarias. En este sentido, Igea ha reconocido que le resulta “difícil transmitir preocupación y no transmitir alarma”, en el sentido de que es necesario mantener la tensión de la prevención y a la vez lanzar mensajes de que la situación es diferente en la actualidad a la de marzo, ya que un relajamiento en la población puede derivar en que la curva de contagios no se pueda controlar y la situación empeore.