Junta y Gobierno refuerzan las medidas de prevención y control de la Covid-19 en Castilla y León

El presidente Fernández Mañueco y el delegado Javier Izquierdo coinciden en señalar que es necesaria “la colaboración de todos” y se perseguirá a aquellos que “reiteradamente no respeten las cuarentenas”

La Junta de Castilla y León y el Gobierno de España reforzarán las medida de prevención y control de la Covid-19, gracias al protocolo de colaboración suscrito por el presidente Alfonso Fernández Mañueco y el delegado Javier Izquierdo, en Valladolid.

El objetivo prioritario es aunar fuerzas para luchar contra un virus que “sigue con nosotros”, como reiteró el jefe del Ejecutivo autonómico, y para ello coincidieron en señalar que es necesaria “la colaboración de todos”, no sólo de las administraciones, sino de todos los sectores de la población.

Fernández Mañueco agradeció, en este sentido, a Javier Izquierdo toda la cooperación que están desarrollando, tanto él como su equipo, “en todo momento, con un franco diálogo” y que “ha posibilitado que sea una realidad este protocolo”.

Asimismo, avanzó que la Junta ofrecerá a la Delegación todos los criterios sanitarios autonómicos y que las actuaciones sean más ágiles, ya que según afirmó el presidente que en la lucha contra esta pandemia “no hay colores políticos, porque o ganamos todos o perdemos todos”. Y es que aunque “las cifras no son similares a las de marzo o abril, si que es verdad que los contagios van en aumento, y es algo que nos preocupa”.

Este acuerdo garantiza y formaliza la necesaria coordinación y apoyo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la vigilancia del cumplimiento de las medidas contra la pandemia.

Para ello, la Junta se compromete a comunicar, informar y asesorar a la Delegación del Gobierno sobre los criterios sanitarios autonómicos establecidos contra la COVID-19. Por su parte, la Delegación del Gobierno apoyará al personal inspector y miembros de las policías locales, así como en la incoación de las denuncias por eventuales infracciones.

El protocolo firmado facilita un mayor control de las personas que deben guardar cuarentena por orden sanitaria, reforzando así la seguridad de todos los ciudadanos. Al mismo tiempo, impulsa cauces de comunicación más ágiles, que favorecerán la aplicación de las medidas sanitarias mediante respuestas más inmediatas y efectivas.

Según han destacado tanto el presidente de la Junta de Castilla y León como el delegado del Gobierno en la Comunidad, los principales beneficiados de todo ello serán los castellanos y leoneses en su conjunto, pero especialmente la gran mayoría de personas respetuosas y cumplidoras de las normas.

Javier Izquierdo aseguró que el Ejecutivo central ofrece toda la colaboración a su alcance a la Junta, que en estos momentos es la competente en materia sanitaria. También recordó el “sin fin de medios” que ya ha puesto en marcha la Administración central en la Comunidad para hacer frente a esta crisis sanitaria.

Además afirmó es que el convenio avanza y formaliza esa colaboración, reconociendo jurídicamente la toma de decisiones desde el punto de vista útil y estableciendo los cauces a través de los cuales se pone en práctica la labor de los uniformados del Estado en la Comunidad Autónoma.

La finalidad, añadió, de este documento, es permitir la instrumentalización, en el día a día, de cómo colaborarán la Policía Nacional y la Guardia Civil garantizando que quienes deban estar confinados a consecuencia de pruebas COVID positivas, así como sus contactos, cumplan con el confinamiento, de modo que quienes no lo hagan sean objeto de expediente administrativo y, en última instancia, de orden judicial.

En este sentido, tanto el presidente Fernández Mañueco como el delegado del Gobierno agradecieron la labor que están desarrollando los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en la lucha contra el Covid-19, que “está siendo tan valiosa”.