Empujón a la calidad de la lenteja de Tierra de Campos

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural aprueba un nuevo reglamento para el Consejo Regulador de esta IGP que da más garantías al consumidor

Buenas noticias para los cultivadores de lenteja leoneses, zamoranos, palentinos y vallisoletanos pertenecientes a la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Tierra de Campos, para la despensa de Castilla y León, pero también y sobre todo para los consumidores y amantes de esta legumbre sabrosa, nutritiva y con más de diez mil años de antigüedad, desde que fuera plantada por vez primera en lo que hoy es Siria e Israel.

Y es que la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha dado luz verde al nuevo reglamento para el Consejo Regulador de esta IGP que, entre otras cuestiones, da un empujón definitivo a la calidad de esta lenteja que se cultiva junto al mar de cereales en las vasta llanuras de la Tierra de Campos castellano y leonesa entre los meses de enero y marzo, y se recoge en julio. Una legumbre muy fina al paladar, de entre tres y cuatro milímetros y medio de diámetro, con una cubierta de color pardo con puntos negros y un cotiledón amarillo, que se selecciona y envasa con los más modernos métodos.

La orden publicada este martes en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) por la que se modifica el reglamento, incluye un tratamiento administrativo más simplificado y homogeneizado en lo que respecta a la incorporación de los operadores al régimen de calidad y se acortan los plazos para la tramitación.

Desde el punto de vista de garantías al consumidor, la IGP estará sometida a rigurosos controles de calidad, según informa el departamento que dirige Jesús Julio Carnero.

De hecho, el control oficial lo realizará el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) aunque se deja abierta la posibilidad de delegar tareas de control en entidades de certificación acreditadas.

También hay novedades importantes:

  1. 1- La aprobación de las cuotas por la prestación de servicios públicos del Consejo Regulador, con lo que se configura un régimen de financiación adecuado que hace posible el ejercicio de sus funciones
  2. 2- Se actualiza el funcionamiento de los registros del Consejo Regulador de productores y parcelas, almacenes e industrias envasadoras, lo que permitirá una gestión más eficaz de este importante instrumento de control y una mayor implicación de los operadores mediante la declaración responsable.

La Consejería pretende con esta orden una gestión más moderna de la Indicación Geográfica Protegida, atribuyendo una mayor responsabilidad a los operadores y la implantación de sistemas de control más eficaces y con mayores garantías para los mercados y los consumidores.

La lenteja, una comida que ha sido de Reyes y un plato que igualmente ha saciado el hambre de los pobres en tiempos de penuria, pero un alimento hoy en día sano con mucha fibra y proteínas que todos los dietistas aconsejan e incluyen en sus dietas.

Entre las funciones del Consejo Regulador están:

  1. 1-Velar por el prestigio y fomento de la IGP y denunciar cualquier uso incorrecto de la misma ante los órganos administrativos competentes.
  2. 2- Investigar los sistemas de producción, transformación y comercialización y difundir su conocimiento y aplicación, asesorando a las empresas que lo soliciten y a la Administración
  3. 3- Elaborar y proponer a la autoridad competente las posibles modificaciones del pliego de condiciones o normas reguladoras de IGP
  4. 4- Informar a los consumidores sobre las características de calidad de los productos
  5. 5- Realizar actividades promocionales
  6. 6- las estadísticas de producción, elaboración, comercialización de los productos
  7. 7- Colaborar con las autoridades competentes, particularmente, en el mantenimiento de registros públicos oficiales
  8. 8- Establecer los requisitos mínimos de los controles que deberán llevar los operadores

El Presidente será elegido por los vocales por mayoría absoluta, pudiendo serlo de entre los mismos, y será designado por el titular de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural a propuesta del Consejo Regulador, que se reunirá en Pleno cuando lo convoque el Presidente, bien por propia iniciativa o a petición de la mitad de los miembros, siendo obligatorio celebrar sesión por lo menos una vez al semestre.

El Consejo Regulador elaborará y remitirá anualmente al Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León una memoria de las actividades realizadas en el año precedente que incluirá las cuentas anuales aprobadas por el Pleno, además de un plan anual de trabajo que incluirá los presupuestos de ingresos y gastos del ejercicio entrante aprobados por el Pleno.

Y podrá financiarse a través de los bienes que constituyan su patrimonio y los productos, rentas y ventas del mismo, además de las subvenciones, legados y donativos que reciba o mediante las cantidades que pudieran percibirse en concepto de indemnizaciones por daños y perjuicios ocasionados a la denominación de calidad e incluso por recaudación en el ejercicio de funciones públicas como parcelas, almacenes o industrias envasadoras.