El Itacyl recupera 14 variedades vitícolas en peligro de extinción

Más de 70 profesionales participan en una cata singular impartida por los Master of Wine

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León ha recuperado 14 variedades vitícolas en peligro de extinción con el fin de asegurar el futuro y la biodiversidad del sector. Y seis de ellas han protagonizado una cata online, que ha contado con la presencia de 70 profesionales de todo el mundo y que ha estado impartida por los Master Of Wine, Almudena Alberca (desde Valladolid), Pedro Ballesteros (Bruselas) y Sarah Jane Evans (Londres).

Una jornada que ha estado conducida por el cofundador y director de Alma Vinos Únicos, Paco Berciano, y además ha contado con la participación de los investigadores del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León: José Antonio Rubio Cano, investigador y Jefe de la Unidad de Cultivos Leñosos y Hortícolas del Itacyl, Enrique Barajas Tola, investigador del mismo departamento, Sergio Vélez Martín, becario predoctoral de ese departamento y Alberto Martín Baz, enólogo de la Estación Enológica de Rueda.

Las protagonistas en esta jornada han sido las variedades Puesta en Cruz (Rabigato), Gajo Arroba, Nero Saurí, Cenicienta, Estaladiña y Tinto Jeromo. Seis variedades que forman parte de una colección más amplia que llega hasta las catorce que se han seleccionado con buenas aptitudes enológica o agronómicas de más deun millar de cepas originarias que se encontraron en más de 200 parcelas. De ellas se han seleccionado después una treintena con interés y que finalmente han quedado en esas catorce recuperadas.

Para seleccionar las seis variedades de la cata de hoy se ha contado con el personal investigador del Itacyl y la inestimable colaboración de los tres Masters of Wine que han presentado los vinos, junto a Paco Berciano, reconocido experto vitivinícola, que ha ejercido de maestro de ceremonias. Todos ellos han trabajado en equipo, catando y valorando los aromas, sabores y cualidades organolépticas de diversas variedades y han escogido una muestra representativa por su singularidad, que se ha mostrado hoy al público profesional de toda España (sumilleres, personal de distribuidoras, prensa especializada y prescriptores).

Cada una, diferente y singular, han mostrado en cata ser variedades idóneas para formar parte del catálogo de variedades de sus respectivas zonas de procedencia (Arribes, Bierzo, Zamora, Salamanca, Rueda…) y su valor como aportación a un entorno de diversidad y personalidad en los vinos.

También suponen una puerta clara hacia el futuro de unas denominaciones de origen más volcadas en el origen y de la resistencia al cambio climático que afecta al viñedo mundial. Igualmente, suponen un activo que abre opciones de rentabilidad y valor añadido a los viticultores, tanto por su adaptación ancestral al territorio como por su capacidad de madurar en óptimas condiciones y dar lugar a vinos desconocidos e interesantes para los mercados.