La Sinfónica de Castilla y León afina los instrumentos ante la nueva temporada que arranca este jueves

Bajo la batuta del burgalés Víctor Pablo Pérez e Iván Martín al piano, la Orquesta ofrece hasta el martes cuatro conciertos del abono de otoño en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid con estrictas medidas de seguridad

Buenas noticias para los amantes de la música clásica y para los seguidores de la prestigiosa Orquesta Sinfónica de Castilla y León (Oscyl), cuyos integrantes afinan y ponen a punto los instrumentos ante el inicio este jueves de una nueva, ilusionante y especial temporada por las circunstancias derivadas de la pandemia. Bajo la batuta del maestro burgalés Víctor Pablo Pérez, actual director artístico y titular de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid, y con el apoyo de Iván Martín al piano, la Orquesta ofrecerá entre mañana y el martes a las ocho de la tarde cuatro conciertos del abono de otoño en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, con estrictas medidas de seguridad para evitar contagios por coronavirus.

Un plan que incluye el obligatorio cumplimiento de la distancia de 1,5 metros entre espectadores, para evitar que ocurra lo que pasó hace unos días en el Teatro Real de Madrid, que provocó la suspensión de una obra escénica por las quejas de los espectadores que consideraron que el recinto estaba masificado, así como la toma de temperatura a la entrada de los conciertos y la colocación de botes de gel hidroalcohólico en diferentes puntos del espacio y el uso obligatorio de mascarilla en todo momento.

En ellos, los asistentes podrán disfrutar del ‘Concierto para piano y orquesta n.º 11’, de Joseph Haydn, con el pianista como solista, y la ‘Sinfonía Titán’, de Gustav Mahler, que no es una pieza inédita en el repertorio de la OSCyL, aunque sí es la primera vez que la interpretará según el arreglo para orquesta de cámara a cargo del organista y compositor británico Iain Farrington. Y, como novedad, el espectáculo arrancará con la interpretación del concierto para piano n.º 11 de Haydn, compuesto en tres movimientos (‘Vivace’, ‘Un poco Adagio’ y ‘Rondo all’Ungarese’), la última del compositor vienés para teclado y que se convertiría en una de las más populares del autor, sobre todo por su vibrante parte final.

Una programación que, además, coincide con el regreso de Valladolid a partir de esta medianoche a la nueva normalidad, después de más de tres semanas con medidas de restricción que incluía la limitación de aforos en espacios cerrados a 25 personas.

De hecho, el protocolo establecido para estos conciertos de otoño permite la presencia de hasta 390 espectadores en la Sala Sinfónica Jesús López Cobos del Auditorio vallisoletano sobre un total de 1.700 butacas, según informan desde la Consejería de Cultura y Turismo.

Tras el esfuerzo realizado por la Consejería de Cultura y Turismo, la formación sinfónica retoma su actividad con dos actuaciones esta semana, mañana jueves 24 y el viernes 25, y dos más la próxima, el lunes 28 y el martes 29 de septiembre ofreciendo a los aficionados y abonados la posibilidad de volver a disfrutar de la música clásica en las condiciones de seguridad.

El programa está disponible para su descarga en internet en la página web de la Orquesta y en la dirección https://www.oscyl.com/assets/oscyl-programa-1-otono-2020.pdf.