La vendimia más segura en la Ribera de Duero

El Consejo Regulador realiza las primeras pruebas PCR a los temporeros que van llegando a la campaña

Los que entienden aseguran que la vendimia de este año viene excelente en la mayor parte de las zonas vitivinícolas en lo que al fruto se refiere que permitirá la elaboración de vinos de guarda y de gran calidad. Pero lo que va a diferenciar la campaña de este año a la de otras va es la seguridad y la lucha contra una pandemia que parece no tener fin.

En la Ribera de Duero lo tienen claro desde el principio y su Consejo Regulador ya ha iniciado el procolo de control frente a la Covid con la realización de más de 70 pruebas moleculares PCR, las más fiables en la detección del virus, a los primeros temporeros que están empezando a llegar de distintos puntos de la geografía española además a la zona ribereña para iniciar la recogida de la uva, en una jornada que ha transcurrido en este sentido con normalidad y con buen tiempo para empezar a coger los frutos de las matas.

Se trata de una cifra testimonial ya que la vendimia aún no ha empezado en el grueso de la zona, por lo que cada día que pase irán creciendo el número de pruebas que se tengan que realizar. De momento, este jueves se han practicado una treintena de test en la localidad vallisoletana de Peñafiel mientras que en la burgalesa de Aranda de Duero han sido 27 y las otras quince restantes se han realizado en Valladolid capital, según informan fuentes del Consejo Regulador.

Su presidente, Enrique Pascual, aseguraba que la gente ha acogido muy bien esta medida y que está concienciada del problema existente, y se mostraba “muy satisfecho" de cómo se ha iniciado este protocolo que ha instaurado de forma excepcional dada la especial situación sanitaria de esta campaña.

“Creemos que merece la pena y va a ser bueno para todo el mundo porque vamos a evitar riesgos”, apuntaba. “Este protocolo me parece perfecto, me da seguridad en mi trabajo”, señala a Efe Luis Mateos, temporero andaluz que acaba de llegar a la Ribera del Duero. “En Jerez también lo hemos tenido que cumplir pero la población es más local y allí nos han controlado las mascarillas, la movilidad”, explicaba.

El Consejo Regulador calcula que se realizarán unas 2000 pruebas en total, “aunque no es un número cerrado y se harán las que haga falta”, señalan fuentes del Consejo, desde donde recuerdan que varias administraciones, el hospital de Aranda de Duero y el propio Consejo Regulador están intentando establecer un plan de alojamiento para temporeros asintomáticos que procedan de otras zonas.