Miranda confinada y resignada: Qué se puede hacer y qué no

La ciudad burgalesa, en la que viven 35.000 personas, afronta desde la pasada medianoche dos semanas de fuertes medidas restrictivas para evitar la expansión de la Covid

Desde esta pasada medianoche, la localidad burgalesa de Miranda de Ebro afronta catorce días de confinamiento para evitar la expansión del coronavirus, ya que el repunte de contagios de los últimos días así lo obliga debido a que existe ya riesgo de transmisión comunitaria. O lo que es lo mismos, los rastreadores han perdido el control del virus. Una ciudad que ha amanecido este domingo resignada, con silencio en sus calles y pocos coches circulando, pero también con una temperatura algo gélida que aconsejaba quedarse en casa un poco más de tiempo hasta ver cómo evoluciona este día otoñal.

Y es que solo en la última semana se han registrado más de 350 contagios confirmados por PCR, con una incidencia de 110 casos por cada diez mil tarjetas sanitarias en la zona este de la ciudad y de 66 por diez mil en el oeste. Además, en los datos diarios que aporta la Junta en su portal se revela que hay 37 pacientes ingresados en planta en el Hospital Santiago Apóstol de Miranda.

Así, hasta el 10 de octubre los mirandeses deberán cumplir una serie de medidas preventivas de control de la movilidad y limitaciones en actividades que representan actualmente una amenaza para la propagación del coronavirus, como las relacionadas con la hostelería, los centros sociosanitarios y la celebración de actividades multitudinarias.

Será la segunda vez que este municipio, de 35.000 habitantes y uno de los más grandes de la Comunidad, tiene que afrontar una “cuarentena” tras la que sufrió al inicio de la pandemia en el mes de marzo, aunque entonces no era obligatorio el uso de mascarillas para personas sanas. Si bien, la gente podrá ahora salir de casa y moverse libremente por la ciudad aunque no podrán desplazarse a otros municipios salvo por causas justificadas.

La Junta ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que colaboren activamente en el cumplimiento de estas medidas, ya que “son fundamentales para evitar la transmisión comunitaria”, que implica que los contagios no están controlados al perder el rastro de su transmisión.

También el Ayuntamiento, dirigido por la socialista Aitana Hernando, pide responsabilidad y paciencia a sus vecinos, además de aceptar “con deportividad” este confinamiento que considera necesario para atajar el aumento exponencial de contagios y de ingresos hospitalarios que se vive en la localidad, además de una Atención Primaria desbordada.

La preocupación principal de la primera edil es la salud de sus vecinos, aunque tampoco esconde el daño que este “parón” de dos semanas puede acarrear a la economía local.

Esto es lo que se puede hacer y lo que no en Miranda de Ebro durante las dos próximas semanas:

  1. 1-Se restringe la libre entrada y salida de personas del municipio de Miranda de Ebro, salvo aquellos desplazamientos que estén adecuadamente justificados, como pueden ser temas sanitarios, acudir al colegio o la Universidad, por temas laborales , retorno al lugar de residencia habitual, asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes o por causa de fuerza mayor o situación de necesidad
  2. 2-Se suspenden las visitas en los centros residenciales de personas mayores, salvo circunstancias extremas y por humanización que adoptará la dirección del centro, así como las salidas de los residentes al exterior.
  3. 3- Las reuniones de personas se limitan a diez personas máximo excepto en el caso de personas convivientes.
  4. 4-La celebración de eventos deportivos, entrenamientos y competiciones deportivas en instalaciones deportivas o en la vía pública podrán desarrollarse con público, con un límite de veinticinco personas para lugares cerrados y de cincuenta personas tratándose de actividades al aire libre.
  5. 5- La circulación por carretera y viales que transcurran o atraviesen el territorio de dicho municipio estará permitida, siempre y cuando tengan origen y destino fuera del mismo. Se permite la circulación de personas residentes dentro del municipio, si bien se desaconseja los desplazamientos y realización de actividades no imprescindibles.
  6. 6- El consumo en el interior de bares y cafeterías deberá realizarse sentado en mesa y está prohibido el consumo en la barra. En todo caso, tanto en el interior de los locales como en las terrazas al aire libre deberá garantizarse una distancia mínima entre mesas o agrupaciones de mesas de 1,5 metros, con un máximo de seis personas por mesa

Como en otros casos anteriores, esta orden de la Junta que ya ha entrado en vigor queda todavía supeditada a la ratificación de las medidas por la Justicia, que evalúa si existe proporción entre la limitación de derechos como la libertad de movimientos o de reunión y la prevención sanitaria y la protección de la salud pública.

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno han asegurado que están funcionando los dispositivos para controlar las entradas y salidas de Miranda, con controles en varias carreteras, aunque la prueba de fuego será mañana, cuando se incrementen los desplazamientos.