Carnero reivindica ante el ministro Planas una PAC “a favor de los agricultores”

El consejero se muestra partidario de que se convierta en una herramienta de"certezas" que dé “estabilidad”

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, pidió al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación la construcción de una Política Agraria Común (PAC) “a favor de los agricultores” y que no genere “desequilibrios” territoriales respecto a la situación actual. “Es el gran desafío que tenemos como Estado, como España y en ello estamos embarcados”, dijo.

Así lo declaró Carnero coincidiendo con la visita a Valladolid del ministro del ramo Luis Planas. En este sentido, consideró que “el debate” sobre la PAC “no es sobre el dinero” sino sobre la distribución de esos fondos, por lo que insistió a la hora de favorecer que no se produzcan “desequilibrios territoriales”.

El consejero se refirió a la PAC como una herramienta “esencial” para Castilla y León ya que debería ser “una política de certezas” que dé “estabilidad”. También hizo alusión a la Política Agraria Común como una “política de futuro” para el sector agrícola y para los jóvenes como “forma de corregir las inestabilidades desde el punto de vista de precios y rentabilidad”, añadió.

Pero aparte de todo ello, recalcó la necesidad de que sea “moderna y anclada en las raíces” y a la sostenibilidad económica y social a las que hizo referencia el ministro, Carnero añadió la sostenibilidad alimentaria “porque el COVID ha demostrado que somos esenciales” y que el agrícola y ganadero es “un sector estratégico y necesario tres veces al día”.

Carnero lamentó que de los fondos europeos destinados para hacer frente a los efectos del COVID, solo el uno por ciento van destinados al ámbito agrícola, algo que consideró que “no es suficiente”. Además, pidió al ministro “profundizar” en esta materia para que España pueda participar también en esos fondos de resiliencia genéricos a través de la agricultura por ser “el motor del desarrollo rural”.

Por su parte, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, defendió a las más de 3.600 cooperativas españolas como “una parte fundamental” del mundo agroalimentario y de la sociedad española, y auguró que hay una “triple dimensión” en el mundo cooperativo que pasa por el dimensionamiento, al digitalización y la diferenciación. “Las cooperativas son empresas y su vocación y su actividad tiene que serlo siempre, y en todo caso empresarial”, añadió.

La digitalización se presenta como uno de los principales retos, y como la “respuesta” no solo desde el punto de vista productivo, sino también en la venta, la distribución y la relación con los distribuidores. “El un elemento clave y puede jugar un papel fundamental”, declaró el ministro, quien también aludió a la diferenciación ya que España cuenta con “excelentes productores” pero se necesitan “mejores empresarios” para dar valor en lo que supone “un reto horizontal” para el mundo agroalimentario y cooperativo. “Creo que nuestro problema no es de cantidad, es de creación de valor y de precio”, añadió el ministro.

Ante la incidencia de la pandemia por el COVID-19, Planas estimó que agricultores y ganaderos, así como el sector agroalimentario, ha dado “una lección” al conjunto del país al ser capaz de proporcionar alimentos y bebidas “en cantidad y calidad suficiente”, dijo. “Esto que puede parecer natural, no lo es”, declaró, y apuntó al dato “esperanzador y positivo” correspondiente al Producto Interior Bruto (PIB) agrario del segundo trimestre del año en España que se incrementó un 3,6 por ciento respecto al trimestre anterior y un 6,3 por ciento en el cómputo internacional.

Colaboración con la Junta

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación también puso de relieve la “buena” cooperación existente con la Junta de Castilla y León que, en ocasiones ha facilitad “una actuación complementaria” a las medidas del Gobierno para ayudar a los sectores más dañados por el COVID-19. “Esta sinergia entre Gobierno y Junta es fundamental para Castilla y León y el conjunto de España”, estimó Planas.

Esta colaboración es esencial, según el ministro, en un momento como el actual en el que la lucha contra el COVID es “la prioridad del país”, pero recordó que de la situación sanitaria derivan consecuencias económicas y sociales ante las que defendió la “unidad, cooperación y trabajo conjunto” para salir de ello, sentenció.

Seguidamente se desplazó hasta la localidad vallisoletana de Urueña, para visitar la exposición sobre Miguel Delibes, en el centro e-Lea. Planas ha finalizado su visita en la bodega “Heredad de Urueña” donde ha visitado las instalaciones y ha podido comprobar de cerca el proceso de selección de la uva en plena temporada de vendimia.