Fernández Mañueco defiende una nueva PAC que evite desequilibrios territoriales

El presidente de la Junta muestra su apoyo al ministro Planas para la elaboración de un Plan Estratégico Nacional

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha defendido que la construcción de la nueva Política Agraria Común (PAC), a través del Plan Estratégico Nacional, debe evitar que se produzcan nuevos desequilibrios territoriales. Así se lo ha hecho saber al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en un encuentro celebrado en Valladolid y que ha contado con la presencia del consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero.

El presidente castellano y leonés, se ha mostrado partidario de esta posición con el fin de evitar el abandono de la actividad en el medio rural, lo que supondría a su vez el fracaso de la propia PAC, única política europea territorial realmente dirigida a los territorios rurales, los más extensos y difíciles de proteger.

Por ello, se ha ofrecido la colaboración de la Junta con el Gobierno de España tanto para la toma de decisiones como para el desarrollo de dicho Plan. Un documento que será de aplicación en toda España donde se encuadran las ayudas directas financiadas al 100 por ciento por el Fondo Europeo de Garantía Agrícola, además de reflejar las intervenciones territoriales que cada Comunidad determine. Esta segunda, estará cofinanciada por el Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural (Feader), Castilla y León y el Estado, sustituyendo a los actuales programas de Desarrollo Rural de cada autonomía.

Además del apoyo y colaboración total de Castilla y León con este plan, Fernández Mañueco ha recordado la firme posición de la Comunidad en defensa de la PAC, que fue adoptada por la Junta, los grupos políticos, las opas, las cooperativas agroalimentarias, representantes sectoriales, jóvenes, mujeres rurales, redes cooperativas y el Diálogo Social.

Por ello, Fernández Mañueco ha insistido en que es necesario garantizar la actual financiación procedente de la PAC y no disminuirla. Hay que recordar que para la Comunidad, la PAC supone unos 1.000 millones de euros al año, la mayor parte dirigida al apoyo a la renta de los agricultores y ganaderos y a mantener una producción sostenible con los recursos naturales, ya que los nuevos enfoques serán más exigentes desde un punto de vista medioambiental, por lo que reducir la financiación pondría en riesgo la actividad agroalimentaria, la más importante en el medio rural.

Por ello, desde la Junta se proponen elementos diferenciadores con el fin de fortalecer las explotaciones actuales, garantizar su resistencia a la volatilidad de los mercados y a los riesgos de la producción, además de conseguir incorporar jóvenes y mujeres, apoyándoles con tecnología e innovación.