De la Rosa llama al consenso y a huir de la bronca partidista para que Burgos tenga futuro

El alcalde preside el pleno extraordinario para debatir sobre el estado de la ciudad celebrado en el Forum Evolución para cumplir con las medidas de seguridad frente a la Covid

“Huyamos de la bronca partidista, dignifiquemos la política y hagamos de ella algo útil para los vecinos”. Son palabras del alcalde de Burgos, el socialista Daniel de la Rosa, durante el debate sobre el estado de la ciudad celebrado en el Forum Evolución para cumplir con las medidas de seguridad y prevención frente a la Covid, con las que conminaba también a la oposición al consenso y a la búsqueda de acuerdos entre todos para tener éxito y que Burgos pueda tener futuro.

El primer debate sobre el estado de la ciudad de la legislatura y segundo tras el de 2017 con el popular Javier Lacalle como alcalde, ha discurrido con poco debate paradójicamente, con un posible pacto de gobierno en coalición entre PSOE y Ciudadanos sobrevolando, con muchas críticas a la gestión de De la Rosa por parte de la oposición, pero también con mano tendida de casi todos los grupos, con especial hincapié por parte del PP, para llegar a acuerdos puntuales que den estabilidad al Gobierno municipal -el PSOE gobierna en minoría- y, por ende, de tranquilidad también a los burgaleses.

De la Rosa tenía una intervención muy conciliadora, con un retrato de los Reyes Felipe VI y Letizia Ortiz presidiendo el acto -muy simbólico teniendo en cuenta la que está cayendo en los últimos días en España por los ataques al monarca y la Monarquía por parte del ala de Unidas Podemos en el Gobierno de la nación-, en la que hacía un balance satisfactorio de este primer año de mandato pese a la pandemia, destacando por encima de todo el acuerdo alcanzando por todos los grupos políticos de un paquete de medidas por 6,5 millones de euros para hacer frente a la Covid-19 o que se hayan duplicado las ayudas de urgente necesidad hasta los 1,2 millones de euros.

También ponía en valor de su gestión en estos quince meses de mandato el haber desatascado importantes proyectos para la ciudad, como la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para la rehabilitación del Hospital de la Concepción, la aprobación definitiva del estudio de detalle del Parque de Artillería o la Burgos Atención al Contribuyente (BAC) en Gamonal. Igualmente, destacaba la licitación de hasta 27 proyectos de inversión en barrios de la capital burgalesa por valor de 14 millones de euros, la creación de una nueva ordenanza de movilidad, dos nuevos corredores ciclistas o que se hayan reconvertido más de mil vías en calles a 30 kilómetros por hora.

Proyectos para 2021

Por otro lado, adelantaba algunos de los proyectos en marcha de cara a un 2021 que se presenta ilusionante en la ciudad al cumplirse los 800 años del nacimiento de la catedral de Burgos, santo y seña de la capital burgalesa, pero también por la salida de la Vuelta Ciclista a España y la celebración del Año Jacobeo.

Entre ellos, el primer edil citaba su intención, desde la Sociedad de Promoción, de licitar antes de que finalice este añ un nuevo contrato de servicios con el que incorporar recursos y talento y convertir a la ciudad en el principal centro logístico del norte del país y de desarrollo económico, así como desarrollar el Corredor Central o que Burgos sea reconocida como Capital de la Salud en España tratando de que la ciudad acoja el mayor número de congresos sanitarios posible.

También avanzaba que Burgos presentará en breve” su candidatura para la obtención del Premio Capital Verde Europea de 2023, así como la puesta en marcha del Plan de Regeneración de Gamonal, mayor apoyo a la industria cultural, la construcción del nuevo Mercado Norte o la reconversión de la plaza de España, además de intentar erradicar de una vez por todas el poblado gitano de ‘El Encuentro’.

Críticas y mano tendida en la oposición

La portavoz del grupo municipal del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Burgos, Carolina Blasco, pedía en su intervención al alcalde que “no tire por la borda” esta legislatura, al tiempo que ofreció acuerdos puntuales para dar estabilidad al equipo de Gobierno, en referencia al posible acuerdo entre PSOE y Cs de gobernabilidad en la ciudad que según la popular “está prácticamente cerrado”. “Aún está a tiempo de rectificar”, decía Blasco, mientras pedía a De la Rosa que ponga los intereses de Burgos por encima de los suyos y de su partido “para caminar juntos hacia un futuro mejor para todos”.

También palabras duras para el primer edil, al que acusaba de “no tener proyecto de ciudad” y lamentaba su falta de impulso y de capacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias derivadas de la crisis sanitaria. “Ha fallado en el fondo y en la forma en su acción de gobierno”, denunciaba, a la vez que echaba en cara al primer edil que su “único” objetivo ha sido el de asegurarse una mayoría que le permita seguir ocupando el sillón de la Alcaldía y que en lugar de liderar y de responsabilizarse practica la delación como vía de justificación de su incapacidad a lo largo del presente mandato.

El portavoz del grupo municipal de Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Burgos, Vicente Marañón, por su parte, también tenía duras palabras para de la Rosa, a quien preguntaba qué cambios ha experimentado la ciudad en estos quince meses que él mismo contestaba: “Ninguno”. En esta línea, recordaba que “el primer problema” a solventar es la organización del propio Ayuntamiento y tendía su mano y su disposición a “mirar adelante, ser audaces y proyectar la imagen de Burgos”.

Desde Vox, su portavoz municipal, Ángel Martín, calificaba su discurso de “triunfalista” y de “estar pensando únicamente en las próximas elecciones” y criticaba la “falta de planificación” del alcalde frente a los efectos de la pandemia . “En apenas dos meses han aprobado con sus socios de Gobierno (Cs) un presupuesto para este año 2020 y ni una sola partida han incluido en ese presupuesto para paliar los efectos de esta pandemia”, denunciaba.

Y, finalmente, desde Podemos, la edil y portavoz Margarita Arroyo , tras echar en cara a De la Rosa que últimamente “esté un poco despistado" con el reparto de sillones con Ciudadanos, le pedía “más esfuerzos” y “más audacia” para la ciudad. En este sentido, tendía también la mano al alcalde para apoyarle en aquellas iniciativas que sean “buenas” para Burgos, sobre todo en materias como la movilidad o el comercio, en las que Podemos cree que queda mucho por hacer, además de avanzar hacia un modelo de centros cívicos “que no sean meros sitios de consumo para nuestros mayores”.