La Junta admite que las residencias de mayores deberían haberse cerrado antes

La consejera Isabel Blanco reconoce que existía un “desconocimiento total” pero destaca que Castilla y León fue la primera Comunidad en hacer un cribado en ellas

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, ha asegurado que se deberían haber cerrado antes las residencias de mayores para evitar que el virus, que circulaba ya por Castilla y León, accediera a estos centros. “Es fácil decirlo ahora”, ha indicado para manifestara continuación que esta Comunidad fue la primera en hacer el cribado en residencias.

Blanco ha realizado estas declaraciones al presentar el informe “El impacto del Covid-19 en las residencias de personas mayores de Castilla y León y medidas adoptadas ", y ha admitido que había un “desconocimiento total” de la forma de actuar y también de sectorizar junto con una “falta” de medios, algo que se fue solventando en las primeras semanas, debido a que el 74 por ciento de los centros carecía de un stock suficiente al inicio de la pandemia.

La consejera ha reconocido la “falta de previsión” en todo el mundo y que “ninguna entidad, institución, organización o administración de España, incluidas las residencias de mayores y la atención sanitaria pública se encontraba preparada para hacer frente a la dimensión de la pandemia”.

A ello ha añadido que Castilla y León, pese a ser una de las comunidades con más impacto del Covid-19 tuvo menos personas afectadas a pesar de lo que hacía prever la denominada “tasa de ataque”.

Respecto al mortandad, la consejera ha explicado que el 78 por ciento de los centros de mayores y discapacidad (1.214) no tuvo casos de coronavirus activos ni fallecidos por la enfermedad. Además, ha apuntado que el 64 por ciento de los centros ha estado libre de contagios y en ellos reside el 51 por ciento del total de usuarios.

La morbilidad ha afectado al 18,9 por ciento, 8.088 contagiados, con diferencias muy notables entre provincias. Así van desde el nueve por ciento de Palencia y Zamora, al 38 por ciento de Soria y el 44 por ciento de Segovia.

Situación “controlada” en la segunda ola

Por otra parte, la consejera ha defendido que la situación actual en los centros residenciales de mayores “está controlada” en esta segunda ola y que los rebrotes se están produciendo en zonas muy afectadas por el coronavirus.

De esta manera, ha explicado que los casos detectados recientemente habían pasado los test serológicos poco antes de que se decretaran los brotes y ha indicado que se dan de forma mayoritaria en centros que no se vieron afectados en la primera ola, a diferencia de los que tuvieron una mayor incidencia donde muchos residentes tienen anticuerpos.

En ese sentido, la consejera de Familia indicó que las muertes que se registran en los propios centros, sin que haya habido ahora traslado al hospital, se debe a que son personas de edad avanzada, con otras enfermedades, en las que la Covid-19 no tiene por qué ser la causa de la muerte, aunque esa persona estuviera contagiada. Además, insistió en que son los profesionales sanitarios quienes deciden si requiere ingreso hospitalario.

Actualmente, Isabel Blanco informó de que los centros con más de tres o cuatro casos, lo que se consideraría un brote son: uno en Ávila; cuatro en Burgos; tres en León; uno Palencia; cinco en Salamanca; uno en Soria; uno Segovia; once en Valladolid, y seis en Zamora.