El documental “El Canal de Castilla”, primera película BIC de España

El vicepresidente Francisco Igea, afirma que el filme permitirá "acercar a los ciudadanos una producción de gran calidad técnica, sobre una de las infraestructuras de ingeniería más significativas”

El documental “El Canal de Castilla”, producido en el año 1931, encargado por la Confederación Hidrográfica del Duero y depositado para su conservación en la Filmoteca de Castilla y León en 1997, ha sido declarada la primera película Bien de Interés Cultural (BIC) en España, gracias al trabajo de la Junta de Castilla y León y la Consejería de Cultura de impulsar el reconocimiento de patrimonios singulares con tipologías menos representadas. La iniciativa persigue proteger el patrimonio audiovisual de Castilla y León, por ser registro y testimonio de su historia.

Durante la jornada didáctica celebrada en la Nave de los Picos de Alar del Rey (Palencia), el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, aseguró que la declaración BIC de este documental “culmina una innovadora iniciativa de la Consejería de Cultura y Turismo para proteger el patrimonio audiovisual, como parte integrante del patrimonio cultural de Castilla y León por ser registro, expresión y testimonio único de los acontecimientos y reflejo de la sociedad actual”.

Igea, que estuvo acompañado por el titular de la cartera de Cultura, Javier Ortega, la presidenta de la CHD, Cristina Danés, y la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, afirmó que la recuperación de este documental “ha supuesto la oportunidad de preservar unas imágenes únicas del pasado reciente, ejemplo del lenguaje cinematográfico de los años veinte y treinta del siglo XX”, quien recordó que “posibilita acercar a los ciudadanos una producción de gran calidad técnica, sobre una de las infraestructuras de ingeniería más significativas”, informa Ical.

No obstante, dejó claro que el documental “posee un valor testimonial y etnográfico excepcional, al permitir conocer de manera viva y directa los trabajos que desarrollaban las gentes cuya vida cotidiana estaba ligada al Canal”. Este es un ejemplo de la intención de este Gobierno, para así “promocionar, divulgar y explotar” la declaración de BIC y poder así “mejorar las condiciones de vida de los vecinos”, aseveró.

En ese sentido, apuntó que dicha acción se enmarca en la labor de la Consejería de Cultura y Turismo de promover el reconocimiento cultural, protección y declaración como Bien de Interés Cultural de conjuntos complejos y de aquellas tipologías menos representadas en los catálogos del patrimonio cultural.

Por ello, además del ejemplo del Canal de Castilla, se incluye la cuenca minera de Fabero, en cuya declaración BIC con categoría de Conjunto Etnológico se está trabajando. Asimismo, está previsto reconocer progresivamente las manifestaciones integrantes del patrimonio cultural inmaterial, como manifestaciones significativas y sobresalientes de los habitantes y de los diversos territorios de Castilla y León.