La Consejería de Cultura y Turismo rinde homenaje a la memoria de Venancio Blanco con una muestra que recoge más de 100 obras del escultor y de 62 artistas del siglo XX

La exposición, que se puede visitar hasta el 27 de diciembre en Monasterio de Nuestra Señora de Prado, en Valladolid, cuenta con trabajos de Picasso, Miró, Dalí o Matisse, entre otros

El consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, y el presidente de la Fundación Venancio Blanco, Francisco Blanco, han inaugurado hoy la exposición “Diálogos. Obra gráfica y escultura. Colección Venancio Blanco”. La exposición, comisariada por la Fundación Venancio Blanco a partir de sus fondos artísticos, y financiada por la Consejería de Cultura y Turismo, permanecerá abierta al público hasta el 27 de diciembre, en horario de martes a domingo, de 12.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 20.00 horas, en el Monasterio de Nuestra Señora de Prado, sede de la Consejería en Valladolid

Con esta muestra, la Junta se une a la Fundación Venancio Blanco para transmitir y mantener vivo el legado del escultor salmantino Venancio Blanco, Premio Castilla y León de las Artes en 2001, y, a la vez, reconocer el valor del arte como vehículo esencial de comunicación social.

En la exposición “Diálogos. Obra gráfica y escultura”, la Fundación Venancio Blanco ha reunido una selección de su importante fondo de obra gráfica. La muestra reúne 104 obras de 62 artistas del siglo XX, de las que 36 son del artista salmantino, además de 12 esculturas suyas relacionadas con los grabados. El consejero ha destacado que “el interés de esta exposición se centra en mostrar el protagonismo que ha tenido la obra gráfica en el panorama artístico contemporáneo; dan cuenta de ello la diversidad y relevancia de los autores representados, exponentes de las distintas tendencias del pasado siglo, así como el extenso abanico de técnicas gráficas seleccionadas”.

Se muestran piezas de grandes maestros como Picasso, Miró, Dalí, Matisse, Chagall, Marino Marini, etc., y de otros contemporáneos de Venancio Blanco (Chillida, Tapies, Zóbel, Saura, Sempere, Mompó, Guerrero, etc.), así como de jóvenes creadores (Albano, León Garreaud, etc.). La riqueza plástica de la obra gráfica queda patente al poder contemplar piezas realizadas con recursos y técnicas muy diferentes entre sí.

Ortega ha señalado que Venancio Blanco fue un artista completo, que supo abordar con mano maestra otras modalidades artísticas además de la escultura, tales como el dibujo, la pintura y también la obra gráfica. Empleó distintas técnicas, que se muestran en la selección de obras escogida: desde el aguafuerte, la punta seca o la aguatinta, hasta otras como la xilografía, el gofrado o el monotipo.

Se han seleccionado para esta exposición, junto con las estampas, dibujos que plasman la primera idea, y algunas matrices en materiales varios como zinc, cartón para gofrado, saipolán o plancha de xilografía. La temática de las piezas que se presentan abarca los principales motivos del imaginario de Venancio Blanco: el religioso, la tauromaquia, la figura humana, la música, la naturaleza o la abstracción. Acompañan a las estampas 12 esculturas (10 bronces, una en cemento y otra en barro cocido), que ofrecen una versión de esos mismos motivos a través de formas tridimensionales en el espacio.

En consonancia con el propio escultor, la Fundación Venancio Blanco ha valorado siempre la importancia de la obra gráfica, y por ello constituye parte destacada de su colección. Asimismo, entre las actividades que la Fundación lleva a cabo y que cuentan con el apoyo de la Junta de Castilla y León, se encuentran las dedicadas a impartir enseñanzas sobre las distintas técnicas de grabado y estampación, que se han convertido en uno de sus talleres más emblemáticos. Se da así también continuidad a la labor docente que el artista salmantino desarrolló durante años.

Esta exposición, ha subrayado el consejero, “es un sentido homenaje a la persona y a la obra de Venancio Blanco, a sus valores, y a la de otros muchos artistas con los que sostuvo, de diferentes maneras y con diferentes lenguajes, un diálogo permanente a lo largo de toda su vida”.