El grupo de trabajo frente a la covid en el Ayuntamiento de Valladolid se enquista

PSOE y Toma la Palabra rechazan la moción presentada por el PP para agilizar el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en y echan en cara a los populares que haya renunciado a negociar en él

El grupo de trabajo que se creaba tras el estado de alarma en el Ayuntamiento de Valladolid formado por todos los grupos municipales salvo Vox se ha enquistado y su continuidad está más en peligro que nunca en estos meses.

Al menos así se desprende de la sesión plenaria de este martes en el Consistorio vallisoletano, de más de cicno horas de duración, que ha acogido un agrio debate entre el equipo de gobierno y el principal partido de la oposición, el PP, en el que se han puesto de manifiesto las diferencias existentes. Sobre todo, tras el rechazo de PSOE y Valladolid Toma la Palabra, los dos partidos que forman el equipo de gobierno, a una moción presentada por la portavoz popular, Pilar del Olmo, instando al ejecutivo que preside el socialista Óscar Puente a cumplir “de manera inmediata” varios de los acuerdos alcanzados en el grupo de trabajo, ampliarlo con otra serie de medidas e instar al Gobierno de España a establecer un fondo extraordinario de ayudas a entidades locales por valor de 5.000 millones de euros.

La popular echaba en cara el alcalde que este grupo de trabajo no se reúna desde hace más y que en algunos de los casos marcaba fechas de cumplimiento a 15 de octubre, como para la resolución de las ayudas a autónomos y pymes, solicitadas por más de 6.500 personas, que “no han recibido un euro aún”, denunciaba Del Olmo. En el debate ha estado muy presente el cruce de acusaciones entre el equipo de Gobierno y la oposición, especialmente entre PSOE y PP, por la paralización de los trabajos del citado Grupo de Trabajo.

El portavoz socialista, Pedro Herrero, aseguraba durante el debate de esta moción que el Grupo Popular “certificaba su renuncia” a seguir en el grupo de trabajo la semana pasada, tras las críticas del concejal José Antonio de Santiago-Juárez “llamando mentiroso al alcalde” por suscribir un acuerdo criticado anteriormente. Una decisión que Herrero decía que “estaba tomada hace tiempo, pero que los populares necesitaban vestirla y justificarla”. “Entendemos que arrimar el hombro es una situación que les desgasta, colaborando no parecen ustedes el PP”, les echaba en cara.

Asimismo, apuntaba que el “cortocircuito” del PP con el grupo de trabajo fue el 4 de agosto con el decreto acordado entre el Gobierno central y la FEMP para el uso de remanentes, que “evitaba la confiscación de los ahorros y ofrecía una operación alternativa”, y que un día después llevo al PP de Valladolid a romper las negociaciones de los presupuestos de 2021.

Del Olmo defendía en su réplica que el acuerdo del grupo de trabajo fijaba que se utilizarían todos los recursos disponibles, también los remanentes, y que el Ayuntamiento “decidió unilateralmente entregarlos al Gobierno”. “No digan que nos hemos levantado del grupo de trabajo, nos han hecho imposible seguir estando ahí”, ha confesado la portavoz del PP, quien recordaba al ejecutivo municipal que se sentarán de nuevo si así se lo pide. "Siempre hemos demostrado el interés en trabajar por los vecinos”.

Desde Ciudadanos, el concejal Pablo Vicente llamaba “desleal” al ejecutivo municipal, y afirmaba que utilizaron el grupo de trabajo como “labor de marketing”.

Javier García Bartolomé, de Vox, comparaba el debate con una “discusión” de pareja entre el PSOE y el PP y recordaba que ambos estuvieron de acuerdo en dejar a Vox fuera del grupo en una “operación de marketing” del equipo de Gobierno.

Finalmente, desde Valladolid Toma La Palabra, la portavoz María Sánchez tachaba de “oportunista” la posición del Grupo Popular ya que “el presidente de su partido atacó e incautó los ahorros de los ayuntamientos aprobando la Ley Montoro que impide hacer uso de los remanentes”.

Valladolid acogerá 13 refugiados de islas del Egeo

PSOE y Valladolid toma la Palabra tumbaban también la propuesta de Ciudadanos de promover un distrito cultural en el centro de la ciudad y crear un “centro comercial abierto” en la almendra central porque consideran que conllevaría un proceso de “gentrificación”. Mientras que la única iniciativa que salía adelante con el apoyo de PSOE, Cs y VTLP y PP en el pleno era la de que el Ayuntamiento de Valladolid se adhiera a la campaña europea “Europe must act” y “Cities must act”, tras una petición de 39 asociaciones de Valladolid de sumarse a dichas campañas que pretenden reubicar a los solicitantes de asilo de las islas griegas tras los incendios que devastaron los campos de Lesbos y Samos.