El Premio Gil de Biedma de poesía viaja a Nicaragua

El galardón, que otorga la Diputación de Segovia, recae en Gioconda Belli por su obra “El pez rojo que nada en el pecho”

El poemario «El pez rojo que nada en el pecho» de la autora nicaragüense Gioconda Belli, ha sido galardonado con el XXX Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma, organizado por la Diputación de Segovia.

Han tenido que pasar 18 años desde que un libro escrito por una mujer -en 2002 lo conseguía Clara Janés- recibiera este reconocimiento, en una edición en la que se han recibido más de 1.700 trabajos.

El presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, afirmaba que «podría decirse que la poesía puede deber su dolor y su belleza a los ojos que la leen y al instante en que es leída», y reivindicaba la importancia de este premio “ya que las mejores voces poéticas han estado vinculadas a él”. Y el hecho de que en esta ocasión haya recaído en una mujer, supone una buena noticia para De Vicente, ya que habla de cómo la igualdad de oportunidades va imponiéndose en la sociedad.

El coordinador del jurado, Gonzalo Santonja, destacaba que «estamos ante un libro muy sensual, de reivindicación de la feminidad y tiene mucho desgarramiento y hay poemas que sólo se pueden leer con los ojos empañados de lágrimas». “Un poemario íntimo, dramático, pero no pesimista, que encara la vida con optimismo”.

Un jurado con la presencia de lo más granado de la poesía actual como Luis María Ansón, Antonio Colinas, Jesús García, Carlos Fernández, Fermín Herrero, Raquel Lanseros, Asunción Escribano, Juan Manuel de Prada y Emilio Lázaro.

Los accésit han sido para Jesús Aguilar, por «Versos perdidos en el desván» y David Refoyo por «El fondo del cubo».

“Tres libros de muy distintas estéticas”, que demuestran como señalaba Santonja que el “Premio Jaime Gil de Biedma es la casa de toda la poesía situada en un nivel de excelencia”.