Castilla y León prohíbe consumir en barras además de fumar en las terrazas y en la calle si no hay dos metros de distancia

Las medidas, que entran en vigor a las doce y un minuto de la noche de este sábado, restringen las reuniones a un máximo de seis personas

La situación epidemiológica de Castilla y León es complicada. La tendencia de contagios sigue siendo creciente en la mayoría de las provincias y, sobre todo, preocupante. Las ciudades de León y Palencia están confinadas, al igual que otros municipios que no son capitales de provincia per son importantes como Miranda de Ebro, San Andrés del Rabanedo, Medina del Campo o Íscar. Salamanca se cerrará desde el viernes y se reducirán aforos también según anuncia la Junta, y otros ciudades como Burgos, Ávila o Valladolid están al borde del cierre perimetral igualmente. Y además, en la última semana se han declarado en Castilla y León más de 5.300 casos declarados y las Unidades de Críticos expandidas en los hospitales se encuentran al 68 por ciento de ocupación.

Ante esta tesitura, el Gobierno autonómico, aparte del cierre de Salamanca, acaba de anunciar nuevas medidas y restricciones para intentar controlar la expansión del virus en toda la Comunidad de manera generalizada. Así, se prohíbe el consumo en barras de bares y restaurantes así como el de tabaco en las terrazas de los establecimientos hosteleros. Igualmente, la Junta limita a seis el número máximo de personas que pueden reunirse.

Las medidas entrarán en vigor este sábado a las doce y un minuto de la noche de este sábado 17 de octubre y se prolongarán durante los próximos 15 días, una vez publicada ya la orden en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), y que quedan de la siguiente manera:

Consumo de tabaco y asimilados:

  1. 1-No se podrá fumar en la vía pública o en espacios al aire libre, cuando no se pueda respetar una distancia de seguridad de, al menos, dos metros
  2. 2-En ningún caso se podrá fumar en terrazas, veladores o similares
  3. 3-Estas limitaciones serán aplicables también para el uso de cualquier otro dispositivo de inhalación de tabaco, pipas de agua, cachimbas, cigarrillos electrónicos, ‘vapeadores’ o asimilados

Reuniones de carácter social o familiares:

  1. 1- La participación en agrupaciones de personas para el desarrollo de cualquier actividad o evento de carácter familiar o social, tanto en la vía pública como en espacios públicos y privados, se reducirá a un número máximo de seis personas, salvo que se trate de convivientes y excepto en el caso de actividades laborales e institucionales o en el de actividades en que se establezcan límites o medidas específicas
  2. 2- Esta concreta medida será objeto de seguimiento y evaluación continua, cada catorce días naturales, con el fin de garantizar su adecuación a la evolución epidemiológica y sanitaria

Hostelería, restauración y sociedades gastronómicas

  1. 1- El aforo para consumo en el interior de los establecimientos a los que se refiere este apartado no podrá superar en mesa el 75 por ciento del aforo en el caso de salas de hasta 40 comensales y el 50 por ciento en el caso de más de 40 comensales
  2. 2- El consumo dentro del local no se podrá efectuar en barra o de pie y deberá realizarse sentado en mesa o en agrupaciones de mesas, atendiendo a las recomendaciones de carácter general
  3. 3- En todo caso, tanto en el interior de los locales como en las terrazas al aire libre deberá garantizarse una distancia mínima entre mesas o agrupaciones de mesas de 1,5 metros, con un máximo de seis personas por mesa o agrupación de ellas. La mesa o agrupación de mesas que se utilicen para este fin deberán ser acordes al número de personas, permitiendo que se respete la distancia mínima de seguridad interpersonal."

“La situación epidemiológica es preocupante e incluso dramática en la Comunidad y hay que tomar medidas más contundentes para frenar la expansión de la covid”, señala el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, quien avanza también que se han reforzado los servicios de inspección del Gobierno regional y que todos ellos están operativos para tramitar las denuncias correspondientes por el incumplimiento de las medidas establecidas frente a la pandemia.

Igea desvela que en estos momentos se están tramitando 8.400 denuncias en toda Castilla y León, de las que 1.400 son competencia de la Junta y que se están abriendo diligencias y tramitando multas que alcanzan hasta 120.000 euros en algunos casos. “Seremos inflexibles con aquellos que incumplan las medidas de contención del virus porque no nos podemos permitir poner en riesgo la salud de la población por unos pocos”, advierte Igea.

Mismas medidas en toda España

Por otro lado, el también portavoz de la Junta mostraba su malestar porque en idénticas situaciones no se estén tomando las mismas medidas, en referencia al cierre de Madrid pero no el de Navarra, e instaba al Gobierno de España a aprobar esta tarde en la Comisión de Salud Pública un Plan para gestionar las alarmas de la OMS y la ley de salud pública, en el que se dé luz verde a medidas que se apliquen de la misma forma en toda España. “Es algo que llevamos pidiendo meses y que el Gobierno de España debería ejercer de una vez porque estamos dando un ejemplo penoso en toda Europa”, denuncia Igea, para quien es “imprescindible” que se apruebe este documento con medidas homogéneas que afecten a todo el territorio nacional y que sea “iguales para todos”.

“Somos nación y por tanto el Gobierno de España debe ejercer como tal”, asegura Igea.

El vicepresidente insiste e que la coordinación es “vital" y pone como ejemplo lo que ha dictaminado Cataluña, que ha decidido cerrar durante quince días los bares y restaurantes, en contraposición con lo que ha aprobado la Junta de prohibir únicamente el consumo en las barras.

“Ellos consideran que es mejor así pero nosotros pensamos que hay otra forma aunque creemos que que las actuaciones han de ser iguales en todo el país”, apunta, por su parte, la consejera de Sanidad, Verónica Casado. Si bien, Igea explica que en el caso de Castila y León el hecho de cerrar establecimientos hosteleros provocaría una mayor movilidad de los ciudadanos, sobre todo en lugares limítrofes como Miranda de Ebro hacia el País Vasco, o entre la sierra madrileña y la segoviana.

En cualquier caso, Igea advierte de que si el Gobierno de España no aprueba este plan para establecer niveles de alerta en función de la evolución y de actuación homogénea en España frente a la covid, Castilla y León aplicará el suyo propio.

Si no se avanza en este sentido, Castilla y León tiene sus indicadores preparados para aplicarlos, y que pasan por tomar medias antes de llegar a límites de alarma terribles, como los actuales, que están muy por encima del nivel de 250 casos por 100.000 habitantes, cuando se considera que existe ya una transmisión descontrolada del virus.

Los indicadores que maneja la Junta tienen que ver con la edad de los afectados, ya que en principio se incluiría un indicador relacionado con el número de positivos covid entre mayores de 65 años ponderado en función de la población de esa edad, con referencias tanto a siete como a catorce días.

La inclusión de las nuevas pruebas de detección denominadas de antígenos, la ocupación con enfermos covid de camas y UCI en los hospitales y el porcentaje de positividad serían otros de los criterios que se manejan para este panel, según ha explicado Casado.