Caja Rural de Zamora “se moja” con el cuartel de Montelarreina

La entidad financiera ofrece un millón de euros para incentivar al Gobierno de España y de esta forma pueda cumplir su palabra con este proyecto llamado a repoblar la provincia zamorana

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se comprometió en campaña electoral antes de ganar las elecciones, a reabrir el antiguo cuartel de Montelarreina, en la provincia de Zamora, a través de un proyecto ambicioso contra la despoblación que pretende asentar dos batallones del Ejército en el antiguo campamento militar ubicado en el termino municipal de Toro, que supondrá la llegada de 1.400 militares a la zona.

Pero pasa el tiempo y del proyecto nada se sabe, debido a la falta de financiación, a lo que hay que sumar la crisis sanitaria del coronavirus que lo está paralizando casi todo.

Por todo ello, y conscientes de la importancia de este proyecto para la provincia zamorana, Caja Rural de Zamora ha decidido poner la primera piedra como quien dice y ofrece un millón de euros para llevarlo a cabo, y, de paso, “picar” al Ministerio de Defensa e incentivarle para que pueda continuar.

El proyecto requiere una inversión de 85 millones de euros que el Ejército no quiere aportar y para la que no se ha llegado a un acuerdo institucional. Por ello, Caja Rural de Zamora ha decidido poner sobre la mesa esta inversión, según anunciaba este viernes el director general de la cooperativa de crédito, Cipriano García, que ha confiado en que esa aportación sirva de incentivo a quien tiene que tomar la decisión de reabrir el acuartelamiento.

“Se trata de una iniciativa fundamental para el desarrollo de la provincia y ninguna empresa va a traer tantos trabajadores como militares llegarán”, apuntaba el dirigente de la entidad, quien ponía en valor este millón de euros que aportarán por el esfuerzo que supone para Caja Rural de Zamora y al tratarse de una entidad privada a la que no le corresponde hacer esa realizar esa aportación económica.

Buenas perspectivas pese a la pandemia

El pasado año, Caja Rural de Zamora logró unos beneficios después de impuestos de 25,1 millones de euros, lo que supuso incrementar un 25 por ciento las ganancias respeto al año anterior, según avanza la entidad que en 2019 concedió siete de cada diez hipotecas que se dieron en Zamora, acaparó el 40 por ciento de la inversión crediticia de la provincia y mantuvo unas ratios muy por encima de la media del sistema financiero español en índices como el de productividad o solvencia. Además, redujo la mora al tres por ciento, prácticamente la mitad que la del conjunto del sistema bancario.

El director general de la entidad ha avanzado que pese a la pandemia, la entidad tiene previsto que en 2020 tenga “crecimientos exponenciales” que continúen la evolución que ya reflejan las cuentas de 2019, aprobadas hoy y se ha comprometido a mantener el modelo de la entidad de apoyo al tejido productivo, las pymes y los autónomos de su ámbito de actuación, que además de la provincia de Zamora abarca oficinas situadas en León, Valladolid y Orense.