Delibes vuelve a pasear por el Campo Grande

En el día en el que el hubiera cumplido cien años, el universal escritor recibe el homenaje de los suyos en forma de escultura, sin pedestal y con los pies en la tierra, como a él le gustaba

Miguel Delibes, el universal escritor vallisoletano, uno de los más grandes de las letras españolas, defensor de la naturaleza y de la caza, periodista también, vuelve a pasear por el Campo Grande de Valladolid, uno de sus lugares favoritos en vida, al que siempre acudía cada día para pensar, disfrutar y ver y saludar a sus paisanos que tanto le querían y le quieren.

Y lo hace en forma de escultura, caminando con naturalidad , abrigado y envuelto en su bufanda, junto al Paseo del Príncipe del pulmón de Valladolid y a menos de doscientos metros de la casa donde nació en 1920, en la Acera Recoletos de la capital vallisoletana.

Una estatua de tamaño natural, sin pedestal y con los pies en la tierra, a la altura de la gente normal y lejos del bullicio de la gente, «como a él le gustaba», reconocía Elisa Delibes, hija del insigne novelista y presidenta de la Fundación del mismo nombre, durante la inauguración de la «entrañable» escultura realizada por Eduardo Cuadrado, que descubría junto al vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, quien reivindicaba la defensa de la libertad que hizo Delibes en su etapa como director de El Norte de Castilla, «en unos tiempos en los que era complicado decirla verdad».

Un merecido recuerdo de por vida al autor de «El hereje», «Las ratas», «Cinco horas con Mario» , «El camino» o «Los santos inocentes», con motivo de los cien años de su nacimiento y que hubiera cumplido este sábado,.

Un homenaje que le han querido hacer a Delibes los castellanos y leoneses, en general, y los vallisoletanos, en particular, como gesto de agradecimiento por su persona, su legado y por llevar siempre en el nombre de su ciudad, al que asistían numerosos miembros de la familia Delibes, entre hijos, nietos y demás parentescos, además de los consejeros de Cultura y Turismo, y de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Javier Ortega y Jesús Julio Carnero, respectivamente, o del alcalde de Valladolid, Óscar Puente, el rector de la Universidad, Antonio Largo o el presidente de la Diputación, Conrado Íscar, entre otras autoridades locales también,

El Gobierno autonómico ha sufragado el coste de la obra que forma parte de los actos conmemorativos por el centenario de Delibes, a los que la Junta se ha sumado aportando 220.000 euros a la Fundación del universal escritor. «Hoy (por ayer», y a pesar de la pandemia y de las adversidades que de ella se derivan, es un día de júbilo y de orgullo para los vallisoletanos porque honramos una vez más al que es el Hijo Predilecto de la ciudad que tanto le admiraba y le apreciaba y, a la par, él tanto quería», destacaba el primer edil de Valladolid,

Puente recordaba que la ciudad está intentando rendir el homenaje que Delibes se merece de la mejor forma posible debido a las circunstancias de la crisis sanitaria, y ponía en valor su protagonismo en la reciente Feria del Libro o en la programación del Teatro Calderón, además de las numerosas exposiciones, espectáculos literarios y rutas turísticas que se han llevado a cabo y se seguirán realizando durante este año y muchos más para recordar siempre la figura y el legado de Miguel Delibes.

Además, la Biblioteca Nacional de Madrid acoge hasta el próximo 15 de noviembre la exposición «Delibes» que reúne más de 200 obras entre libros, impresos, manuscritos, dibujos, lienzos y fotografías el escritor, y que después podrá verse en Valladolid.