Luis Fuentes reivindica el municipalismo como “garante de la cohesión territorial”

Así lo asegura el presidente de las Cortes regionales durante la presentación del libro “Fuero de Brañosera (Estudio y edición crítica)”, editado por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua

El presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes, defendió el municipalismo como una de las “señas de identidad” de la Comunidad Autónoma, pero también como el elemento “garante de la cohesión territorial de cada una de sus nueve provincias”.

Así lo destacó durante su intervención en el acto de presentación del libro "Fuero de Brañosera (Estudio y edición crítica)’, editado por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, en el que participaron varios catedráticos.

Se trata de una publicación que pretende desentrañar el complejo proceso de transmisión del Fuero, considerado la primera “carta puebla de España”, lo que supuso en el año 824 la creación del primer municipio del país.

Fuentes recordó que en el Preámbulo del Estatuto de Autonomía de Castilla y León existe una referencia a esta localidad de la provincia de Palencia como el primer Ayuntamiento de España, un acontecimiento que fue respaldado por las Cortes de Castilla y León, con la concesión de la Medalla de Oro en el año 2011.

Para el presidente del Parlamento autonómico, el Fuero de Brañosera, como “elemento inspirador del municipalismo en España”, es “el principal elemento para entender el papel que han de desempeñar los ayuntamientos en el siglo XXI”. “Porque el enorme valor de este Fuero no reside solo en la concesión de derechos a los repobladores. Con él nacía también una estructura política y territorial que, en este momento, casi 1.200 años después, sigue siendo el pilar básico de nuestra convivencia”, añadió.

Además, puso en valor el “enorme interés lingüístico” del Fuero de Brañosera, otorgado el 13 de octubre del año 824, que “pone al romance hablado en Palencia en los orígenes del español”. Con esta publicación, Luis Fuentes considera que “se devuelve a los castellanos y leoneses un texto que, siendo de todos, hasta ahora sólo estaba alcance de los académicos y de los especialistas”.

Por eso, el presidente de las Cortes de Castilla y León consideró que “no se puede pedir más” a esta publicación, “Fuero de Brañosera (Estudio y edición crítica)”, que sale a la luz con la supervisión del director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, Gonzalo Santonja.

La obra ha sido desarrollada por el paleógrafo-diplomatisma José Manuel Ruiz Asencio, de la Universidad de Valladolid; el historiador del Derecho Félix Martínez Llorente, de la Universidad de Valladolid; y por los filólogos José Antonio Bartol, de la Universidad de Salamanca, y José Ramón Morala, de la Universidad de León.

Por otro lado, el presidente del Parlamento autonómico animó a comenzar a trabajar en los actos de conmemoración del 1.200 aniversario del Fuero de Brañosera, que “es y será el origen del municipalismo en el mundo”.

Por su parte, Santonja aseguró que se trata de “un documento trascendental”, ya que “todos somos descendientes de los hombres y mujeres libres de Brañosera”, donde el 13 de octubre del año 824 el conde Munio Núñez y su esposa concedieron a cinco familias una tierra para vivir y repoblar una zona de la montaña palentina, en la que recibieron exenciones militares y económicas, como no tener que hacer vigilancia en la frontera con los moros o pagar unos tributos asumibles. “Ya no sois siervos, sois libres, y lo sois porque os atrevéis a serlo”, señaló.

Hasta ahora, según explicó el director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, solo existía una edición del fuero de Brañosera, recogida por el “jesuita sabio” Gonzalo Martínez Díaz, y ahora han querido poner “a disposición de todos” el “acta fundacional del municipalismo y, en consecuencia, de las libertades”.

“En este libro encontrarán respuesta para las preguntas que surjan: ¿cómo discurrió el proceso del fuero?, ¿se reconoce Brañosera en los límites de la actual?, ¿dónde radica su importancia histórica? Martínez Llorente lo explica con precisión, late el romance de los orígenes en ese latín medieval”, subrayó.

Santonja aclaró que en el Instituto Castellano y Leónes de la Lengua han desarrollado una metodología de trabajo que les permite" desentrañar cualquier texto, por complejo que sea, gracias al magisterio de la RAE". Así, tras centrarse en proyectos tan complejos como la disgregación del latín de las pizarras visigodas de los siglos VI, VII y VIII, 3l cartulario de Valpuesta, la edición del Becerro gótico de Cardeña, fijar la fecha real del fuero de Béjar, que es anterior a Alfonso X, o las glosas silenses, ahora han llegado al fuero de Brañosera.

En este sentido, anunció que los “próximos retos” de la institución serán el tratado vallisoletano de Cabreros, el cartulario burgalés de Froncea y una edición nueva del cartulario leonés de San Pedro de Montes, desarrollando “una tarea al servicio de los castellanos y leoneses en nombre del español”. “Estamos a disposición de la sociedad para desentrañar cualquier texto complejo, y hay muchos”, concluyó.