Investigan al director de una clínica veterinaria de Valladolid por ejercer sin tener el título

Y a otros dos por presuntos autores de delitos de falsedad documental

Una de las mascotas intervenidas. GUARDIA CIVIL 22/10/2020 GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil de Valladolid, dentro del marco de la Operación “SEOSPE”, ha procedido a la investigación de tres personas, una como supuesta autora de un delito de intrusismo profesional, al ejercer de veterinario sin tÍtulo, y otras otros dos como presuntos autores de delitos de falsedad documental.

Según un comunicado, el Seprona de la Benemérita en la provincia vallisoletana tuvo conocimiento de la posible comisión de irregularidades en un establecimiento veterinario de la provincia de Valladolid, iniciando la correspondiente investigación.

De las inspecciones realizadas, se determinó que el titular de una clínica veterinaria, donde ejercía como director, realizaba las funciones y actos propios de un veterinario, diagnosticando, aplicando vacunas e incluso llegando supuestamente a realizar operaciones quirúrgicas, careciendo de titulación, actos que podrían constituir un delito de intrusismo.

Tras la investigaciónrealizada en la clínica, se intervinieron dos sellos con el número de colegiada de una veterinaria que anteriormente estuvo contratada en el establecimiento. Posteriormente, de las comprobaciones realizadas con propietarios de animales, se verificó que estos sellos se seguían plasmando en las cartillas veterinarias después de la baja de ésta facultativa, junto a firmas que presumiblemente pertenecerían tanto al titular del centro, como a otra veterinaria, que tenía contratada como auxiliar.

El Seprona en la clínica veterinaria investigada en ValladolidGuardia Civil/Ical

Todas estas actuaciones realizadas por personal sin la debida titulación y plasmadas en las correspondientes cartillas de los animales, requerían su posterior grabación en el SIACYL y dichas grabaciones eran realizadas por otro veterinario vinculado a la clínica, que las grababa sin efectuar comprobación alguna, informa Efe.

Los investigados podrían enfrentarse a penas de hasta tres años de prisión y además de estas infracciones penales, se ha denunciado ante Junta de Castilla y León al titular de la clínica veterinaria por carecer de la inscripción de un aparato de rayos X que tenía instalado en el centro con fines de diagnóstico veterinario. Las diligencias han sido remitidas al Juzgado de Instrucción de Guardia de Valladolid y al Ministerio Fiscal.

Maltrato a un perro en Palencia

Por otra parte, La Guardia Civil de Palencia investiga a un hombre por un supuesto delito de maltrato de animal doméstico tras detectar a un perro tendido entre unos zarzales y comprobar que había sido golpeado con un objeto contundente en cráneo y mandíbula, causa posible de su fallecimiento, según fuentes del Instituto Armado.

Los agentes realizaron varias gestiones y consiguieron localizar al propietario del animal, quien reconoció la autoría de los hechos, motivo por el cual se procedió a su investigación por un supuesto delito de maltrato de animal, el cual está encuadrado en el Código Penal, en el capítulo relativo a “Los delitos relativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos”.

De esta forma, desde la Guardia Civil recordaron que este delito vulnera el respeto de las obligaciones bioéticas que tienen las personas con los animales y ello incluye también el respeto medioambiental.