Coronavirus

Fernández Mañueco defiende una oficina de gestión para los fondos europeos

El presidente de la Junta considera que debe estar formada por gente neutral y técnica que fije criterios objetivos y transparentes para el reparto de los recursos

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco asiste a la Conferencia de presidentes autonómicos que se celebra de forma telemática.
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco asiste a la Conferencia de presidentes autonómicos que se celebra de forma telemática.NACHO GALLEGOEFE

Un día después de que el Gobierno de España haya decretado el estado de alarma, por el que se establece un toque de queda nocturno, a partir de las diez, once o doce de la noche, según las autonomías, y hasta las seis de la mañana, para tratar de frenar la expansión del coronavirus, el presidente Sánchez se reunía con los líderes autonómicos de forma telemática, en una nueva Conferencia de Presidentes, con el reparto de los 140.000 millones de euros de fondos del Plan de Recuperación que recibirá España de la Europa de la Unión, como telón de fondo.

Un encuentro en el que el presidente de la nación, en presencia de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha trasladado a las regiones que podrán gestionar más del 50 por ciento de estos recursos además de promover en el Plan de Recuperación proyectos o programas en cualquier ámbito, aunque para ello, deberán acordarse convenios marco entre los ministerios implicados y las Comunidades Autónomas.

El presidente de la Junta, una vez terminada la reunión, comparecía ante los medios de comunicación, para dar cuenta del contenido de este encuentro, del que agradecía la presencia de Ursula von der Leyen por lo que supone de compromiso de Europa hacia la España del interior y viceversa. Fernández Mañueco reivindicaba en su intervención la necesidad de que el Gobierno de España ponga en marcha una Oficina de Gestión formada por personas neutrales y técnicas que establezca unos criterios objetivos y transparentes para la distribución de estos recursos y que se tengan en cuenta la dispersión territorial, el envejecimiento de la población y la pérdida poblacional.

En este sentido, el jefe del Ejecutivo regional defendía también que estos fondos deben apostar por la transformación y por la cohesión social y territorial y porque desde Europa se entienda que los pueblos y la España del interior son espacios seguros, modernos y de futuro. Por ello, el presidente aseguraba que todos los fondos que se repartan han de llegar a todos los territorios. “Con llegar al 98,9 por ciento de la población no basta, ya que hay que llegar al cien por cien de los territorios y no solo a las grandes urbes”, decía.

También defendía Fernández Mañueco que Castilla y León está preparada y tiene proyectos y reivindicaba la apuesta del Gobierno autonómico por el reto verde y por la digitalización para conseguir el mayor número de recursos europeos. Al respecto, el presidente destacaba el sector forestal, el ciclo del agua, la gestión de los residuos o la protección del medio ambiente y el turismo como sectores en los que hay que invertir y llevar a cabo proyectos y recursos así como para que internet de banda ancha y de calidad esté presente en todo el territorio “para convertir el teletrabajo, la telemedicina, la teleeducación, la tecnología en el sector primario o en la agrolimentación en una oportunidad para el medio rural de Castilla y León”.

Durante su intervención, el presidente insistía en que se apueste por esta España del interior y advertía de la importancia de que estos fondos europeos se dirijan también en buena medida a las zonas que han sufrido problemas como el cierre de la minería, y mostraba su preocupación por la subida impositiva que el Gobierno de España prevé para el sector del automóvil y la agroalimentación, en lo que se refiere al impuesto al azúcar, y pedía una transición justa para estos dos sectores “para que no ocurra lo mismo que para la minería”, apuntaba,

Finalmente, el presidente pedía un esfuerzo inversor también para el Corredor Atlántico, que considera “pieza clave" para el desarrollo económico y social de Castilla y León en el futuro.