Castilla y León tendrá teleasistencia única y sin copagos en dos meses

El PP y Cs registran su propuesta de modificación de la Ley por la que la Junta pasará a financiar este servicio de forma exclusiva

Los portavoces de los Grupos Parlamentarios Ciudadanos y Popular, David Castaño y Raúl de la Hoz, respectivamente presentan la Proposición de Ley de modificación de la Ley de Servicios Sociales de Castilla y León
Los portavoces de los Grupos Parlamentarios Ciudadanos y Popular, David Castaño y Raúl de la Hoz, respectivamente presentan la Proposición de Ley de modificación de la Ley de Servicios Sociales de Castilla y LeónWellington Dos Santos PereiraIcal

Buenas noticias para las personas mayores de Castilla y León y para muchas familias, pero especialmente para aquellas que vivan en soledad.

Y es que PP y Ciudadanos han registrado este miércoles su propuesta de modificación de la Ley de Servicios Sociales de Castilla y León, que sacarán adelante sin problemas al contar con la mayoría parlamentaria suficiente, por la que se eliminará a principios del 2021 el copago del servicio de teleasistencia en Castilla y León, que pasará a financiar exclusivamente la Junta, con un contrato único en toda la Comunidad, como vía para un modelo avanzado que combata la soledad y que los mayores sigan en sus casas.

Así lo anunciaban este mediodía los portavoces de los grupos parlamentarios del PP y Ciudadanos en las Cortes de Castilla y León, Raúl de la Hoz y David Castaño, respectivamente, al presentar una proposición de Ley han detallado este miércoles la proposición de ley de modificación de la Ley que forma parte de uno de los cien puntos de su acuerdo e ambas formaciones para la gobernabilidad de la Comunidad.

Tanto De la Hoz como Castaño pedía al resto de grupos parlamentarios que se sumen a esta iniciativa para que pueda aprobarse con el máximo consenso posible y aunque debe volver a la Junta para que lo respalde, al suponer un mayor gasto para las arcas autonómicas, las previsiones son que al inicio del 2021 pueda existir ya ese único contrato de teleasistencia y que se elimine el copago

Se trata de un servicio público que benefició a 26.000 personas en el 2019 en la Comunidad, de ellos 14.000 dependientes, que prestan los Ayuntamientos, que aportaron 650.000 euros, el 35 por ciento de lo financiado, mientras que la Junta contribuyó con 1,3 millones, el 65 por ciento, y los usuarios pagaron 1,7 millones.

Con la reforma, la competencia en regulación, planificación y dirección de la teleasistencia pasa a la Junta, que además se hace cargo del total de la financiación del servicio, esos cuatro millones de coste. Aunque los ayuntamientos seguirán con las tramitación, resoluciones del procedimiento y prestación material del servicio, esta reforma, han explicado los dos portavoces, permitirá que los 23 contratos actuales de teleasistencia - uno por cada ayuntamiento de más de 20.000 habitantes, más los de las nueve diputaciones- pasen a uno único y se ofrezca un servicio “proactivo”, ha explicado Castaño.

Los portavoces de los Grupos Parlamentarios Ciudadanos y Popular, David Castaño y Raúl de la Hoz, respectivamente presentan la Proposición de Ley de modificación de la Ley de Servicios Sociales de Castilla y León
Los portavoces de los Grupos Parlamentarios Ciudadanos y Popular, David Castaño y Raúl de la Hoz, respectivamente presentan la Proposición de Ley de modificación de la Ley de Servicios Sociales de Castilla y LeónWellington Dos Santos PereiraIcal

El portavoz del PP destacaba que esa eliminación del copago, que de media es de 65 euros al año, con casos en los que no pagan más de 24, supone una respuesta a la creciente soledad de los mayores en una Comunidad además muy dispersa en la que los mayores de 75 años son 600.000 personas, el 25 por ciento de la población regional.

Con este modelo de contrato único se podrá caminar hacia y un modelo más inteligente, la denominada teleasistencia avanzada que permitirá detectar si un mayor no ha abierto el frigorífico en unos días, no ha llamado por teléfono o no ha encendido la televisión, y saber además si hay un incendio u otras emergencias en las viviendas, con incluso una base de datos compartida con Sanidad.

Y con ello también se podrá incidir en los casos de mayores que fallecen solos o en los casos en los que sobrevenga alguna enfermedad.

Castaño y De la Hoz han defendido también que se trata de una reforma para que la Comunidad siga liderando los servicios sociales en España y que los mayores puedan elegir entre lo que crean más conveniente: seguir en sus domicilios, con esas condiciones de seguridad y atención, u optar por ir a una residencia