Los daños por los altercados en el barrio de Gamonal burgalés supondrán un coste de 8.000 euros

Malestar entre vecinos y comerciantes que ven con preocupación que pueda repetirse la situación en los próximos días

El día después de los disturbios en el barrio de Gamonal tras finalizar la concentración en contra de las restricciones para frenar la covid-19.Photographer: © Tomas Alonso©Tomás Alonso

Los daños acontecidos ayer por los altercados en el barrio de Gamonal supondrán un coste de entre 7.000 y 8.000 euros al Ayuntamiento de Burgos, según informó en declaraciones a la Agencia Ical la concejala de Seguridad Ciudadana Blanca Carpintero. Durante el transcurso de la noche fueron quemados 23 contenedores y dos marquesinas de autobús sufrieron daños.

La iglesia Santa María la Real y Antigua de Gamonal acogió anoche una concentración no autorizada en contra de las nuevas restricciones sanitarias para frenar el COVID-19, que reunió a cerca de 400 personas. Pasadas las 21.30 horas se produjeron varios altercados, donde medio centenar de personas atacaron a los agentes, lanzando piedras y botellas, en una situación que logró controlarse pasada la medianoche.

“La sensación que tenemos en la ciudad es de vergüenza”, aseguró el alcalde burgalés, Daniel de la Rosa, quien recuerda que es una situación “intolerable e imperdonable” en el momento más crítico de la segunda ola de la pandemia. Asimismo afirma que desde todas las administraciones serán “determinantes” con este tipo de actuaciones y adelantó que habrá un operativo especial esta tarde en Burgos por si vuelven a producirse estos hechos.

“Hay una serie de concentraciones que se están convocando y vamos a tener un operativo reforzado”, dijo, recordando que ayer las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado actuaron desde el primer momento, pero algunos efectivos de la Policía Nacional se encontraban en Miranda de Ebro y Aranda de Duero, localidades donde también se habían convocado estas concentraciones. “Se pensó que allí habría mayor conflicto y se tardó un margen de 45 minutos en venir”, añadió.

Disturbios en el barrio de Gamonal tras finalizar la concentración en contra de las restricciones para frenar la covid-19.Photographer: © Tomas Alonso©Tomás Alonso

l malestar general se respiraba hoy entre los vecinos del barrio de Gamonal tras los altercados producidos ayer al finalizar la concentración celebrada en la Antigua de Gamonal en protesta por las nuevas restricciones sanitarias por la COVID-19. Esta concentración, pacífica en un primer momento se saldó con diversos daños en el mobiliario de la zona, especialmente contenedores y marquesinas, aunque no se vio perjudicado ningún comercio de la zona.

Los vecinos recuerdan con temor la noche de ayer, especialmente los comerciantes, preocupados por sus negocios y deseando que no se viesen afectados. El dueño del bar ‘¿Por qué?’, Miguel Mozo, que se encontraba cerrando a las 22 horas cuando se vio atrapado y tuvo que echar la verja y refugiarse en su local hasta que la situación se calmó.

“Cuando empezaron a correr estaba arriba grabando, me quedé alucinado con la actuación de los policías”, recuerda, aunque admite que tuvo miedo de la situación, por si le decían algo por seguir en el bar pasadas las 22 horas, pero viendo lo ocurrido pensó que lo mejor sería resguardarse dentro.

Otros comerciantes de la zona también vivieron con miedo la situación, aunque desde sus casas, puesto que habían cerrado sus establecimientos con anterioridad, aunque fueron informados los vecinos de lo que estaba ocurriendo. Es el caso de Estela, dueña de un herbolario de la zona, que asegura que varios vecinos del edificio de enfrente le llamaron para informarle de la situación de su tienda y recuerda el “mal rato” que pasó, asegurando que si esta situación se vuelve a repetir hoy, solo le quedará rezar para que no le ocurra nada malo a su tienda. “Con las medidas que tenemos ya por el COVID no podemos sumar esto”, afirma.

Un caso parecido sufrió Daniel, codueño de una ferretería de la calle, que también fue alertado por los vecinos sobre lo que estaba ocurriendo, y que asegura que esperó en casa con impotencia que no le ocurriese nada a su negocio, puesto que al ser pasadas las 22 horas, no podía salir de casa por el toque de queda. Asimismo espera que si la situación se repite hoy, no se les permita “llegar a tanto”.