El campo augura que los datos económicos de este año mejorarán los de 2019 por el buen comportamiento del sector pese a la Covid-19

La renta agraria en 2019 en Castilla y León alcanza los 2.166,55 millones de euros, un 22% menos que un año antes, en el que es el tercer peor dato de la década

Agricultor de Castilla y León

El año 2020, sin duda marcado por la pandemia por la Covid-19 a nivel mundial, ha confirmado al sector agrícola y ganadero como indispensable en nuestras vidas. Eso, unido al óptimo comportamiento que han tenido ambos sectores, acompañados por una climatología benigna que ha dado lugar a buenísimas cosechas de cereal o de uva, hacen presagiar unas buenas cuentas económicas para el próximo año. Serán “mejores” que las de 2019 que acaban de hacerse públicas y que alcanzaron los 2.166,5 millones de euros, un 22 por ciento menos que un año antes.

Se trata del tercer peor dato de la década, solo por detrás del nefasto 2017, en el que se alcanzaron los 1.797,12 millones de euros de renta agraria o el 2014, en el que se llegó a los 1.987 millones. Además, es el segundo descenso más acusado que se ha registrado respecto al año anterior, con una caída del 22 por ciento, por detrás del casi 32 por ciento que descendieron las cuentas, precisamente en el año 2017 respecto a 2016.

La sequía parece ser un elemento determinante en estos resultados. La producción agraria alcanzó el año pasado los 5.941,9 millones de euros, un 7,5 por ciento menos respecto al año anterior, cuando llegó los 6.423,42 millones. Dentro de ella, se produjo un cambio de tendencia y la caída del 18,2 por ciento en la producción vegetal (hasta los 2.535,2 millones de euros) lastró este descenso. Por el contrario, la producción animal tuvo una tendencia positiva, con un incremento del 3,27 por ciento hasta los 3.041,84 millones.

Renta Agraria de Castilla y LeónIcal

La producción animal superó en 2019 a la producción vegetal con el sector porcino como el gran impulsor. Aunque habitualmente es el sector cerealista el que más tira de las cuentas, la importante sequía que se vivió en el campo hizo que, aunque el cereal ocupó gran parte de las cuentas de producción vegetal, con un 44 por ciento (1.115,6 millones de euros), se viera superada ligeramente por el porcino, que alcanzó los 1,2 millones de euros, con un incremento de casi el 12 por ciento respecto al año anterior, aglutinando el 40,6 por ciento de toda la producción animal y el 54,3 por ciento de la carne y ganado.

Aunque lamentan el descenso registrado en las cuentas, las organizaciones profesionales agrarias entienden que es algo esperado fundamentalmente como consecuencia de la sequía que se registro el año pasado, y que desencadenó en una pobre cosecha. El presidente de Asaja sumó además “los bajos precios” que se dieron con unos costes que, sobre todo en el caso de la ganadería fueron “mayores” por culpa de la sequía. “Al no haber ingresos, cae la renta agraria aunque haya menos productores y, por lo tanto, la división sea entre menos”, explicó Dujo en declaraciones a Ical.

En la misma línea se expresa el coordinador de la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), Jesús Manuel González Palacín, quien recordó que el 2019 fue “un año de sequía extrema” en la mitad sur de la Comunidad, con unas cosechas medias de 500 kilos en muchos casos, lo que supuso “una pérdida importante”. Palacín se refirió a las pérdidas “impresionantes” en el caso de los forrajes, pero también abundantes en el caso de las leguminosas, en un año que fue “extremadamente duro”.

No hay que dejar de lado el sector ganadero, que también se vio afectado, tanto el de carne como el de lecho, con precios “muy bajos”, aspectos todos ellos que fueron “el detonante” de esa caída del 22 por ciento en la renta agraria de la Comunidad durante el año pasado.

Buenas perspectivas en 2020

Tras estos datos negativos y teniendo en cuenta el buen año que estamos a punto de dejar atrás, con un buen comportamiento tanto en materia agrícola como ganadera a pesar de la incidencia por el COVID-19, las opas auguran que las cifras en 2020 serán mejores. El cierre del Canal Horeca ha pasado factura al sector, sobre todo en el inicio de la pandemia, pero la agricultura y la ganadería se han erigido como sectores fundamentales para la alimentación de la población.

“Sin duda alguna la renta agraria del año 2020 va a ser mejor”, reconoce Donaciano Dujo, algo que atribuye a la buena cosecha y porque el sector ganadero “se ha comportado mejor en cuanto a costes de producción” al haber buenos pastos. Los precios se han visto perjudicados en algunos sectores por la incidencia de la pandemia, caso del lechazo, el cochinillo o el cabrito, sin olvidar los vinos o las patatas. “Ahí no va a haber el incremento que se esperaba porque los precios no han crecido”, declaró.

También Palacín augura “mejores datos” a pesar de los efectos del COVID en sectores como el vacuno de carne, el ovino o los lechazos. Esto será así impulsado sobre todo por la buena cosecha de cereal que se ha obtenido, no tanto por los precios, aunque están “repuntando” los precios de los cereales, no tanto los precios ganaderos, que permanecen “en niveles muy bajos”, aseveró. “No soy adivino, pero todo apunta a que ha sido un buen año en cosecha y afortunadamente repuntan los precios, lo que ayuda a que los datos económicos sean buenos”, añadió.

El porcino, por su parte, se presenta como un sector “al alza”, cada vez con un mayor número de granjas porcinas que resultan “muy competitivas”. “Tenemos el cereal cerca, explotaciones dimensionadas y somos exportadores” lo que hace del porcino un sector “estructurado”. Aunque lamentó el modelo, en manos de integradoras, Palacín se felicitó de que “hoy por hoy” los ganaderos integrados “no están descontentos, funcionan y llegan a acuerdos razonables”, concluyó.