La pandemia no frena la actividad de la Red de Informadores de la Garantía Juvenil

La Junta amplía su compromiso con la empleabilidad de los jóvenes a través del Consejo de la Juventud que advierte de las consecuencias laborales derivadas de la covid

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades y el Consejo de la Juventud de Castilla y León han renovado este lunes el convenio de colaboración que mantienen desde 2015 para favorecer la empleabilidad de los jóvenes de entre 16 y 29 años a través de la Red de Informadores del Sistema de Garantía Juvenil, de la que forman parte once jóvenes para toda la Comunidad, que se encargan de dar a conocer a este colectivo los beneficios de formar parte del Sistema de Garantía Juvenil, así como las ofertas laborales, empleos o prácticas.

Una herramienta que en estos casi nueve meses de pandemia no ha parado de funcionar ya que la red ha atendido más de diez mil consultas y ha llevado a cabo alrededor de 2.500 inscripciones, 34 acciones formativas presenciales con 1.600 participantes y siete online a través de webinar, con 345 jóvenes participando en ellas.

“Con este acuerdo reforzamos nuestro compromiso con los jóvenes a través de la información y el asesoramiento con el reto d mejorar su acceso al mercado laboral”, destacaba este lunes la consejera de Familia, Isabel Blanco, tras firmar el acuerdo, mientras ponía en valor que Castilla y León sea en estos momentos una de las cinco regiones de la España autonómica con menor número de jóvenes que no estudian ni trabajan, los conocidos como “ninis”, con un 17,4 por ciento de ellos, cuando la media del conjunto del país está en el 22 por ciento. Una cifra que, pese a valorarla como positiva, la consejera aseguraba que es aún “muy elevada” y que desde su departamento seguirá trabajando en ese desafío.

El Gobierno autonómico destinará alrededor de 230.000 euros al Consejo de la Juventud para la realización de las acciones que llevan a cabo para mejorar la empleabilidad de los jóvenes a través de esta Red, en la que hay casi 90.000 jóvenes inscritos, cuando el número de jóvenes de entre 16 y 29 años de la Comunidad es de 293.000, lo que supone el 30 por ciento de la población de Castilla y León.

Los jóvenes son solidarios

San Amez, presidenta del Consejo de la Juventud de Castilla y León agradecía el compromiso y la implicación de la Junta con los jóvenes, plasmado en este convenio, y animaba a todos ellos a formar parte de este sistema de garantía juvenil por las ventajas que de ello se derivan para su futuro.

También mostraba su preocupación por la situación económica de la juventud derivada de esta crisis sanitaria y llamaba a la Junta a sentarse a analizar el año que viene toda la red de informadores para ver cuales son los puntos fuertes y en que se puede mejorar.

Respecto a la situación de los jóvenes en esta pandemia, a quienes están demonizando y les están culpando de la expansión del virus, Amez negaba la mayor y aunque reconocía que los jóvenes tienen menos riesgo de fallecer al tener menos patologías, advertía de que la situación es compleja y afecta a todos de una u otra forma. En el caso de la juventud, insistía en las consecuencias que esta covid va a tener en materia laboral para los jóvenes, de quienes decía que sus mayores preocupaciones son qué pasará con su futuro tras esta pandemia, y dejaba entrever cierto malestar por la imagen que se ha dado de los jóvenes en los medios de comunicación. “Los jóvenes también han ayudado a hacer frente a esta crisis sanitaria con muchas iniciativas solidarias que no se han puesto en valor como se debería", apuntaba Sandra Amez.

Residencias: mejor ahora que en la primera ola

Por otra parte, preguntada por la situación de las residencias, la consejera defendía que los planes de contingencia establecidos ante la covid-19 están funcionando y ponía en valor los medios dispuestos en las residencias con más de 200.000 test de antígenos adquiridos para usuarios y trabajadores.

Tras avanzar que se reunirá con la Plataforma de afectados por las residencias, colectivo que le ha solicitado un encuentro, Blanco reconocía que las residencias “no son burbujas aisladas, ya que las personas entran y salen de ellas, tienen su vida y, aunque tomen todas las medidas de prevención, se producen contagios”, aunque destacaba que la situación en estos centros es mejor en esta segunda ola que en la primera y que las residencias responden de manera mejor ahora.

Asimismo, insistía en que se están realizando análisis de aguas residuales y cribados, con el fin de poder actuar lo antes posible cuando se detectan posibles casos, ponía en valor el cribado con test serológicos en todos los centros para descartar a los mayores ya inmunes y apostaba por seguir haciendo al resto nuevos y periódicos cribados con los más de 200.000 test de antígenos con los que cuentan para trabajadores y residentes.