Mensaje de unidad y esperanza en Burgos pese al cierre del ocio, la cultura y el deporte

La consejera Verónica Casado y el alcalde Daniel de la Rosa apelan a la responsabilidad individual para evitar el colapso sanitario ante el aumento de contagios e ingresos que prevén en las próximas semanas

Después de unos días con algunos cruces de declaraciones y dimes y diretes con el Ministerio de Sanidad también de por medio en cuanto a las medidas que toman unas u otras administraciones en la lucha contra la covid que han enturbiado algo la relación entre el Gobierno autonómico y el Ayuntamiento de Burgos, ambas administraciones han querido escenificar este martes su unidad y confianza en derrotar a la covid. Un virus que en la capital burgalesa sigue estando muy presente, con una tasa de incidencia de más de 1.600 casos por cada cien mil habitantes, cuatro veces superior a la media de España y el doble que en Castilla y León, y donde hay en estos momentos 43 pacientes en las unidades de críticos del Hospital Universitario de Burgos (HUBU).

Una unidad que trasladado primero con la visita del vicepresidente Francisco Igea y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, al HUBU, donde se han reunido con los profesionales y equipo directivo. Segundo, con la rueda de prensa conjunta que han dado el alcalde Daniel de la Rosa y la consejera Casado para dar cuenta de la situación en la ciudad principalmente y en la Comunidad pero también reuniéndose con los responsables de la Atención Primaria. Y, en tercer lugar, con las medidas que la Junta va a aprobar mañana jueves en el Consejo de Gobierno y que entrarán en vigor el viernes a las 0,00 horas, con las que ratifican a las aprobadas por el Ayuntamiento burgalés a través de un decreto y las dan seguridad jurídica.

El alcalde de Burgos mostraba su preocupación por la situación epidemiológica de la ciudad, advertía de que el riesgo de colapso sanitario es “real y cercano" y que si no lo ha hecho ya es por el gran esfuerzo de los profesionales y llamaba por este motivo a sus vecinos a “interiorizar” las medidas que se han puesto en marcha para poder revertir una situación que es crítica.

Las medidas aprobadas este miércoles por el Consejo de Gobierno extraordinario y telemático, que se aplicarán desde el viernes, suponen el cierre al público de bibliotecas, archivos, museos, cines, teatros, centros de ocio infantil, atracciones de ferias, plazas de toros, así como suspender la práctica deportiva oficial de carácter no profesional de ámbito autonómico y se prohíbe la asistencia de público a ningún evento deportivo, según explicaba Casado. Además, el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha firmado el Acuerdo que permite prorrogar en Burgos, otros 14 días, la limitación de reunión de grupos de hasta tres personas y la reducción del aforo en lugares de culto a un máximo de 15 personas, en vigor desde el día 12. Estas medidas se suman a las que afectan a toda Castilla y León de cierre perimetral de la Comunidad, toque de queda desde las diez de la noche a las seis de la mañana, y cierre de la hostelería, los centros comerciales y los gimnasios.

“Pedimos a la gente que dejen de ser personas, de socializar y de sentirse vivas”, decía el primer edil, quien pedía un nuevo esfuerzo a los burgaleses para poder dar la vuelta a la situación y regresar al estado que había el 22 de junio pasado, cuando Burgos notificó cero contagios a la Junta. “Este es el objetivo: los ceros casos”, apuntaba de la Rosa, mientras lanzaba un mensaje de unidad también para con el Gobierno regional y evitar la crispación política y que la covid se use como arma arrojadiza.

La consejera de Sanidad, por su parte, ratificaba la preocupación del alcalde en cuanto a la situación de Burgos, desvelaba que tres de cada diez positivos son personas de entre 40 y 59 años, que en más de la mitad de los casos son mujeres las infectadas, y recordaba que esta inquietud no es de ahora sino que viene de hace semanas. Y aunque se prevé un aumento de casos e ingresos hospitalarios en la Comunidad, en general, y en Burgos, en particular, Casado lanzaba un mensaje de optimismo al asegurar que tienen la sensación por los datos que manejan de que se está frenando el ascenso de los contagios y que la tendencia es decreciente en la última semana especialmente.

Por ello, instaba a la ciudadanía a no relajarse y a cumplir con las “duras” medidas de restricción impuestas para contener los contagios que, según aseguraba, es la prioridad y para ello los ciudadanos juegan el papel principal.

Las patologías no covid, la prioridad

También aseguraba que la prioridad en esta segunda ola es no dejar a nadie de lado con patologías no covid, como el cáncer, los infartos o el ictus, y por eso ponía en valor algunas medidas que se están tomando de reordenación, como los convenios con la Sanidad privada para derivar allí operaciones , hasta siete u cho al día, decía, o que se haya habilitado la 5ª planta del Hospital Divino Valles de Burgos para ingresar allí a cuarenta pacientes, con 35 camas ya ocupadas. ″Sabemos que estamos en guerra contra un enemigo invisible al que queremos combatir con todas nuestras fuerzas pero no podemos olvidarnos del resto de enfermos a los que hay que atender también y lo más pronto posible", afirmaba.

Asimismo, la consejera destacaba la importancia de la campaña de test masivos de antígenos de segunda generación para poder tener una fotografía lo más exacta posible de la situación epidemiológica de Burgos, que arrancará este sábado y se prolongará durante ocho días en las instalaciones deportivas de “El Plantío", un espacio donde el Ejército ha instalado varias carpas para este cribado masivo y voluntario en el que se espera llegar al 25 por ciento de la población. Noventa y cuatro profesionales del sistema sanitario de Castilla y León, tanto personal sanitario como de administración, trabajarán a partir del sábado y durante al menos ocho días en el cribado.

Al respecto, Casado recordaba que en Burgos hay 42 rastreadores de la Junta y que se cuenta con el apoyo de otros sesenta de las Fuerzas Armadas, pero que “no ha sido suficiente”, admitía, debido a que el 80 por ciento de los contagiados aseguraban cuando los rastreadores les preguntaban que desconocían quien les había podido infectar.

Seguirá la atención telefónica en Atención Primaria

Por otro lado, y a preguntas de los periodistas, Casado descartaba la vuelta a la atención presencial en los centros de salud y consultorios debido a la complicada situación epidemiológica, la negativa evolución del virus y por el aumento del riesgo de contagios que supondría

“Volver a la plena atención presencial, implicaría acumular a pacientes en salas de espera, en espacios cerrados, con el riesgo de que alguno esté contagiado y pueda transmitir el coronavirus”, advertía la consejera, quien aseguraba que ha dado instrucciones para que se atienda de manera presencial a los pacientes que lo requieran tras el primer contacto telefónico y para que se atienda también de manera presencia a enfermos crónicos o con afecciones que requieran seguimiento