Seis años de cárcel por abusar sexualmente de una menor de trece y por corrupción de menores

La Audiencia Provincial de Soria condena a un hombre que contactó con la víctima a través de Instagram y le pagaba 15 o 20 euros por mantener relaciones sexuales

Fachada de la Audiencia Provincial de Soria donde se juzgaron los hechos en 2017La RazónLa Razón

La Audiencia Provincial de Soria ha condenado a un hombre a seis años y tres meses de cárcel por sendos delitos de abuso sexual continuado de una meno (cinco años) y otro al ser autor de un delito de corrupción de menores por el que sumará un año y tres meses más de prisión.

Los hechos se remontan al 24 de junio de 2017 cuando el abusador sexual comentó una foto de la menor colgada en el perfil público de la aplicación ‘Istagram’. Tras ese primer contacto, abusador y víctima, que por aquel entonces tenía 13 años, comenzaron a hablar tanto por la citada aplicación como por la de guasap. A finales de octubre de 2017 el acusado comenzó a quedar con la víctima y finalmente, y a pesar que conocía su edad, con el ánimo de satisfacer sus deseos libidinidosos, logró mantener relaciones sexuales con la menor, en reiteradas ocasiones, a cambio de dinero, en concreto 15 euros o 20 como máximo para que “comprara tabaco”.

La sentencia, relata como hechos probados, que el abusador quedaba con la víctima en su domicilio, previa cita por guasap, y que las relaciones sexuales con la menor, al menos en cuatro ocasiones, consistían en la penetración por vía vaginal y a veces por vía anal.

El 15 de diciembre de ese año la menor decidió no acudir al domicilio del acusado y ese día el Juzgado de Soria ordenó la suspensión de la guardia y custodia respecto de los padres de la menor. Cuatro días más tarde fue declarada en situación de desamparo y la Gerencia Territorial de Servicios Sociales de la Junta asumió su tutela.

La menor pasó tres meses en acogimiento residencial, tiempo en que el acusado siguió en contacto con ella. La menor llegó a fugarse en varias ocasiones del centro para mantener relaciones con el agresor, hasta que en febrero de 2018 comentó en el hogar de acogida que “se encontraba mal consigo misma por mantener relaciones sexuales con chicos por dinero y que lo hacía para poder pagar sus gastos”, informa Ical.

La menor, según recoge la sentencia de la Audiencia, fue diagnosticada de un trastorno negativista desafiante con un grado de madurez compatible o incluso por debajo del esperable para su edad, presentando un estadio de desarrollo relativo a la pubertad compatible con su edad cronológica.

El acusado está diagnosticado de trastorno mental y del comportamiento debido al consumo de cocaína, cannabis y alcohol, afectando, según reza la sentencia, a “un trastorno de sus capacidades intelectuales”. El acusado se sometió a un tratamiento de desintoxicación y ha sufrido varias recaídas.

El fallo de la Audiencia recoge, además de la cárcel para el acusado, la prohibición de acercarse a menos de 500 metros de la víctima durante 21 años y tampoco comunicarse con ella. También le condena a inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio sea o no retribuido que conlleve contacto regular y directo con menores de edad por un tiempo de diez años.

Por último, y toda vez que salga de prisión, su libertad estará vigilada durante diez años y le impone pagar a la víctima un total de 2.000 euros por los daños morales que sufrió y al pago de las costas del juicio. Las partes ya han notificado a la Audiencia Provincial de Soria que no recurrirán la sentencia.