Los contagios, brotes e ingresos cotizan a la baja

Castilla y León mejora sus datos con una tasa de incidencia de 871 casos en catorce días, aunque sigue en nivel 4 de alerta y pierden la vida otras 31 personas, cuatro de ellas en residencias

Comienzan los test de antígenos a los vecinos de ÓlvegaConcha OrtegaIcal

Poco a poco, muy despacio, Castilla y León va mejorando cada día que pasa su situación epidemiológica y se acerca al aplanamiento de la curva, aunque los 1.403 nuevos positivos por covid contabilizados hoy siguen siendo una cifra muy elevada, pero suponen 459 menos que ayer, y eso es importante, ya que el objetivo prioritario es reducir los contagios que desde marzo superan ya los 120.000.

La tasa de incidencia acumulada en los últimos catorce días también mejora y baja en diez puntos desde ayer al colocarse en 871 casos por cada cien mil habitantes, mientras que el descenso en una semana es de ochenta puntos, cuando la tasa se encontraba en los 951 positivos.

Lo recordaba esta mañana el propio presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, quien destacaba que dentro de la gravedad existente, la situación se está estabilizando y la tendencia es a la baja.

Preocupa la situación de Burgos, cuya capital ha endurecido las medidas para contener al virus, pero que en la provincia acumula este viernes 368 casos, la que más de la Comunidad, tres por encima de Valladolid.

Las altas hospitalarias registradas este viernes son 182, lo que dejan la cifra total de personas que han superado la enfermedad en estos casi nueve meses en 16.209.

También son buenas noticias el nuevo descenso en el número de brotes activos, que se sitúan en los 589, siete menos que hace un día, con 5.025 personas vinculadas a alguno de ellos y en cuarentena, que, sin embargo, son 71 implicados más que ayer.

De la misma forma, la presión hospitalaria también da un poco de tregua con 1.638 hospitalizados por covid, de los que 1.390 se encuentran en planta y 248 en las unidades de críticos que incluye a los pacientes hospitalizados en UCI (unidades de cuidados intensivos), REA (unidades de reanimación), URPA (unidades de reanimación postanetésica), y otras unidades con adecuada dotación para la atención de pacientes críticos. La ocupación media baja ligeramente y se coloca en el 77 por ciento de enfermos covid.

El Hospital de Burgos se mantiene al 102 por ciento de ocupación, con 43 pacientes graves por coronavirus y 252 en planta, mientras que empeora algo la situación en el Río Hortega de Valladolid, que tiene una ocupación del 133 por ciento de enfermos covid, con 44 en las UCI y 162 en planta. El otro centro de la capital vallisoletana, el Clínico Universitario, cuenta con 43 enfermos covid en las unidades de críticos y 122 en planta, aunque la presión es algo menor, ya que se encuentra al 75 por ciento de ocupación.

El peor dato un día más es el de fallecidos, 31, de los cuales 27 han perdido la vida en hospitales (diez en Burgos; cuatro en Salamanca, Zamora y Valladolid; tres en León; y uno en Ávila y Soria), y los cuatro restantes han muerto en la cama de la habitación de la residencia en la que vivían.

Desde que comenzara la pandemia son 3.469 las personas que han fallecido en los hospitales por covid, a los que hay que sumar las 910 víctimas que murieron en sus centros residenciales y los 1.105 que tenían síntomas compatibles pero no se les hizo la PCR que confirmara su muerte por coronavirus.

Residencias

En cuanto a la situación epidemiológica en las 1.214 residencias de personas mayores, con discapacidad o viviendas tuteladas, aparte de los 18 fallecidos, cuatro en el centro y el resto en hospitales, cabe señalar que 136 residentes han sido dados de alta en la últimas 24 horas, lo que eleva la cifra en estos meses a 9.724. Además, 23 usuarios con síntomas compatibles se encuentran aislados, tres más que ayer, mientras que 1.835 residentes están en aislamiento preventivo pero sin sintomatología, 260 menos que hace un día. Además, el número de contagiados desde marzo asciende ya a 11.638 residentes.

En cuanto a la situación en los 25 centros de mayores o con discapacidad propios de la Junta, en estos momentos hay 31 usuarios hospitalizados, dos menos que ayer, mientras que hay 154 residentes en aislamiento preventivo pero sin sintolmatología y ningún residente con síntomas.