Coronavirus

La automoción contiene la respiración

El Gobierno autonómico reclama a Sánchez que no suba en enero el impuesto de matriculación “ya que perjudicaría la competitividad de nuestras fábricas”

Los consejeros de Economía y Hacienda y de Empleo e Industria, Carlos Fernández Carriedo y Ana Carlota Amigo, se reúnen con la Mesa de la Automoción de forma telemática
Los consejeros de Economía y Hacienda y de Empleo e Industria, Carlos Fernández Carriedo y Ana Carlota Amigo, se reúnen con la Mesa de la Automoción de forma telemáticaJcylLa Razón

El sector de la automoción, tan importante en la Comunidad por su capacidad exportadora, no atraviesa uno de sus mejores momentos desde que comenzara la pandemia. Las ventas siguen descendiendo y se estima que este año caerán en torno al 30 por ciento debido a la actual situación económica.

Y aunque el impuesto al diésel que se pretendía incorporar a los Presupuestos parece que se ha frenado, según anunciaba el PNV la semana pasada, el Gobierno de España tiene en mente subir el impuesto de matriculación a partir de enero, lo que afectaría notablemente a la Comunidad.

Desde el Gobierno autonómico consideran que esta medida perjudicaría “gravemente” los intereses de Castilla y León puesto que las fábricas de la Comunidad «perderían competitividad» si se revisa al alza este impuesto. «Las ventas podrían desplomarse del todo ya que elevaría el precio final de los vehículos hasta un cinco por ciento», advertía ayer la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, a la ministra Reyes Maroto durante la reunión de la Mesa de la Automoción, en la que participaba junto al consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo.

Amigo recordaba que otros países como Portugal y, sobre todo, Francia, han adoptado medidas que van en otra dirección y por tanto no gravan fiscalmente perjudicando a su sector del automóvil. Castilla y León fabrica el 15 por ciento del total de vehículos de España y el aumento del impuesto de matriculación frenaría la cuota de mercado interna y en el extranjero cuando la región exporta el 86 por ciento de los vehículos que fabrica.

Ayudas europeas y hostelería

Durante el encuentro se analizaba también el Plan de Impulso a la Cadena de Valor de la Industria de la Automoción, así como las previsiones del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Al respecto, la ministra Reyes Maroto ha anunciado que el Gobierno tiene previsto movilizar unos 10.000 millones de euros durante los próximos tres años del nuevo mecanismo ‘Next Generation EU» para reactivar el sector de la automoción. Algo que desde Castilla y León se quiere aprovechar liderando la investigación y el desarrollo tecnológico tanto en digitalización como en vehículos e infraestructuras de energías alternativas. Precisamente para apoyar el proceso Castilla y León acaba de aprobar su Estrategia Regional de vehículos de energías alternativas, que pretende servir de estímulo tanto a los mercados como al desarrollo de proyectos de inversión e investigación, según informan fuentes de la Junta.

Por otra parte, Ana Carlota Amigo aprovechaba el encuentro con la ministra Reyes Maroto para volver a pedir el diseño y la puesta en marcha inmediata de un Plan nacional de apoyo a la hostelería y el turismo, dos sectores que han visto seriamente limitada su actividad como consecuencia de la segunda ola de la pandemia. La consejera, que ya había traslado esta petición a la ministra ha insistido en la necesidad de acometer este plan de ayudas, tanto para garantizar la supervivencia de miles de pequeñas empresas y autónomos como para apoyar la reactivación del consumo una vez superada la crisis sanitaria. Amigo ha recordado además el compromiso del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, quien la pasada semana trasladó al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, la necesidad de que todas las administraciones colaboren en ese Plan nacional de ayudas directas en función del porcentaje de gasto público.