Detenidos en Valladolid y Barcelona cuatro miembros de una familia dedicada a la estafa en internet

Lograban un beneficio ilícito de 21.500 tras engañar a una treintena de víctimas

Desarticulada una nueva organización criminal
Desarticulada una nueva organización criminalDel. Gobierno

La Policía Nacional ha detenido a un varón y tres mujeres, integrantes de un grupo familiar, por un presunto delito continuado de estafa. La dirigente de la relación consanguínea es una mujer de 29 años que ya había sido detenida por estafa en cinco ocasiones anteriores. Su hermana, la cual al igual que sus padres carece de antecedentes policiales, reside en la localidad barcelonesa de Sant Adrià de Besòs y con estas cuatro detenciones se ha dado por desarticulado el grupo criminal.

Los presuntos autores engañaban a las víctimas empleando las redes sociales para poner artículos a la venta, principalmente muebles, logrando de esta manera que los anuncios llegaran a una gran cantidad de potenciales compradores. Posteriormente las víctimas interesadas contactaban con un miembro del grupo a través de aplicaciones de mensajería móvil y una vez que llegaban a un acuerdo sobre el precio, realizaban el desembolso y no recibían el producto comprometido.

Las personas afectadas no conseguían volver a contactar con los vendedores a pesar de que lo intentaban en múltiples ocasiones, por lo que de este modo se consumaba la estafa.

La principal investigada, a pesar de haber sido detenida por última vez en el mes de abril del 2020, continuó con su actividad criminal pero utilizando hasta cinco cuentas bancarias distintas, tarjetas prepago y giros postales para recibir los pagos de las víctimas, presumiblemente con el fin de dificultar las investigaciones. Para titular dichas cuentas con las respectivas tarjetas y cobrar los giros, cooperaban con ella los otros tres integrantes del grupo familiar (padre, madre y hermana).

En esta última ocasión se han identificado a nueve nuevas víctimas ascendiendo la cantidad defraudada a unos 9.250 euros, destacándose sin embargo que desde enero del 2018, fecha en la que tuvo lugar la primera estafa perpetrada por la dirigente del grupo familiar, se han identificado a un total de 30 víctimas, habiendo logrado unos beneficios ilícitos de unos 21.500 euros.

La operación concluyó con la detención de los cuatro implicados, los cuales tras pasar a disposición de la autoridad judicial, quedaron en libertad con cargos.