Coronavirus

Granitos de arena solidarios en forma de geles y mascarillas para los sin techo de Valladolid

Alumnos del IES Ramón y Cajal recaudan cientos de estos productos necesarios para los más vulnerables a través de divertidas iniciativas

Alumnos del IES Ramón y Cajal cambian el peso de un trabajador de Lidl de Valladolid mascarillas
Alumnos del IES Ramón y Cajal cambian el peso de un trabajador de Lidl de Valladolid mascarillasIES Ramón y CajalLa Razón

“La luz que tú das” es el lema de una bonita y solidaria microcampaña que han llevado a cabo alumnos del IES Ramón y Cajal de Valladolid en los últimos diez días, y con la que han conseguido recaudar setenta geles hidroalcohólicos y más de730 mascarillas higiénicas que se han destinado a los más vulnerables de la ciudad.

¿Cómo lo han hecho? Pues con iniciativas tan divertidas como intercambiando la cifra de tu peso por geles o mascarillas o el peso de la mochila de un compañero de clase por geles o mascarillas.

De hecho, esta Nochebuena un grupo de alumnos del instituto procedieron a pesar a uno de los miembros del equipo de ventas del Lidl de la calle Villabañez,3.

Una acción que se encuentra detrás de otra campaña solidaria de recogidas de productos de higiene personal contra la covid, que también han puesto en marcha en un complicado y atípico años en el que no han podido realizar su tradicional Operación Kilo. Algo que, según explican Mariano García, profesor de esta instituto, “no ha paralizado al alumnado en su afán de aportar su granito de arena solidario, que esta vez ha sido más relevante que nunca, si cabe”.

Alumnos del IES Ramón y Cajal cambian el peso de un trabajador de Lidl de Valladolid mascarillas FOTO: IES Ramón y Cajal La Razón

El docente pone también en valor la “inquietud” que suscita al alumnado del centro “que haya personas en nuestros barrios, que no disponen de recursos económicos para comprar estos dos productos tan básicos e imprescindibles, en estos tiempo de pandemia”.

Y destaca que la acción realizada este jueves pesando a un trabajador de Lidl, al menos provocó también sonrisas y alegría en las personas sin hogar que acudían al Centro de Higiene y al Comedor solidario de Cáritas diocesana que está dirigido por los padres Paules en Valladolid.