La inteligencia artificial ayudará a “centrar más el tiro” a las constructoras en los concursos públicos

El sistema, que diseña un consorcio liderado por la Cámara de Contratistas de Castilla y León, estará operativo en el primer trimestre para elegir mejor las licitaciones

El nuevo presidente de la Cámara de Contratistas de Castilla y León, Enrique Pascual
El nuevo presidente de la Cámara de Contratistas de Castilla y León, Enrique Pascual

La inteligencia artificial permitirá “centrar más el tiro” a los empresarios que se presenten a los concursos de obra pública y evitará que acudan a licitaciones en las que no tienen posibilidades de resultar adjudicatarios. El nuevo servicio, que diseña un consorcio liderado por la Cámara de Contratistas de Castilla y León, estará operativo en el primer trimestre de este año.

En ese sentido, se trata de una oportunidad de mejora en los procesos de contratación para los asociados de la Cámara de Contratistas de Castilla y León, que además han recibido dos subvenciones para su desarrollo, con el fin de que se presente en la primera quincena de marzo. Con él, las constructoras de la Comunidad evitarán apostar por proyectos en los que resultarán derrotados.

Al respecto, el presidente de la Cámara de Contratistas de Castilla y León, Enrique Pascual, indicó a Ical que la aplicación de sistemas inteligentes de cálculo permitirá hacer predicciones sobre las licitaciones de obra pública que lanzan las administraciones en un momento en el que recalcó existe una competencia dura entre las empresas al descender la inversión pública, por lo que se producen caídas en los precios que reducen el margen de beneficio.

El nuevo modelo tecnológico trata de reducir la tasa de licitadores que se quedan fueran de las adjudicaciones en Castilla y León. El presidente de los contratistas indicó que en solo una cuarta parte de los concursos de obra pública las empresas logran ser los adjudicatarias, de forma que la inversión que supone presentarse no sirve para generar beneficios y acarrea pérdidas de tiempo y recursos, puesto que a los trabajos que hacen los diferentes departamentos, se unen los estudios e informes que se externalizan.

Igualmente, Enrique Pascual señaló que este sistema ayudará a las administraciones en sus procesos de valoración y selección de las mejores ofertas empresariales, puesto que solo tendrán sobre la mesa aquellas que tienen oportunidades de hacerse con la obra. Además, el presidente de los contratistas advirtió de que la pugna entre empresas ha hecho crecer las rebajas en los proceso de adjudicación, que en ocasiones pueden llegar a ser consideradas bajas temerarias, de forma que quien se hace con el contrato luego tiene muchas dificultades para cumplir lo firmado.

Esta iniciativa, que cuenta con el apoyo del cluster Aeice, el Instituto Tecnológico de la Construcción de Castilla y León así como una empresa de la Comunidad, servirá -dijo- para racionalizar el mercado de las licitaciones, puestos que las empresas se concentrarán en los proyectos que más les interesen. De esta forma, añadió, serán más eficientes y se reforzará la competitividad de las compañías en un momento de crisis, derivada de la pandemia del COVID-19.

Pascual indicó que para un concurso de un millón de euros, las empresas contratistas que se presenten tendrían unos costes de unos 4.000 o 5.000 euros, por lo que si tras presentarse no logran ser elegidas, esa inversión se perdería. Por ello, el nuevo modelo ayudará en su opinión a que las constructoras no dispersen en todos los concursos sus ofertas, sino que opten por aquellos en los que tienen oportunidades de competir.

Empresas adelgazadas

El presidente de la Cámara de Contratistas destacó la importancia de esta innovación en un contexto económico de crisis, que si bien remarcó será diferente a la de 2008, cuando recordó “perdieron a chorro el 50 por ciento de las empresas”. Remarcó que las empresas están “adelgazadas”, porque a raíz de la anterior recesión ajustaron sus estructuras y equipos de trabajo. Por ello, avanzó que ahora están más preparadas para resistir las dificultades que se avecinan por las consecuencias del coronavirus.

Finalmente, Enrique Pascual echó en falta presupuestos “más ambiciosos” en su apuesta por la inversión para la reactivación económica, tanto en la Comunidad, como en el país. No obstante, confió en que la llegada de los fondos europeos permitan impulsar actuaciones con amplia rentabilidad en materias como las políticas verdes o las infraestructuras que todavía están pendientes.