Agricultores: La “UME” de los pueblos

En los peores momentos de la pandemia garantizaron el abastecimiento y ahora han limpiado la nieve dejada por “Filomena” en el medio rural para asegurar la movilidad y evitar su aislamiento

En plena lucha contra la despoblación, el sector primario no solo es el principal sustento del medio rural en la España que se vacía, sino que, además, los agricultores y ganaderos son “indispensables” en los tiempos que corren por su labor en muchos ámbitos, como se ha visto estos días de temporal así como durante esta pandemia del coronavirus que parece no tener fin.

Primero, garantizando el abastecimiento de alimentos en los hogares españoles en los meses más duros de la covid, y ahora echando más que una mano para limpiar en el medio rural la nieve dejada por la borrasca “Filomena” evitando así el aislamiento de muchos pueblos donde los recursos de las administraciones no están llegando para facilitar la vida de las personas que viven y trabajan en estos municipios, muy pequeños la gran mayoría. Un arduo trabajo, que llevan a cabo con sus tractores y palas, con el que están consiguiendo que estas pequeñas localidades no queden atrapadas y dejadas de la mano de Dios, además de favorecer que puedan llegar alimentos y productos de primera necesidad o medicinas así como acceder vehículos de emergencias ante cualquier situación crítica que pueda producirse.

Algo que hacen de forma desinteresada, sin dudar ni un solo momento y con mucho gusto por el amor y la responsabilidad que tienen y sienten por sus municipios y para con sus vecinos. De hecho, ya les han bautizado como la UME (Unidad Militar de Emergencias) de los pueblos.

“Auxilian a los vecinos, suministrando productos a los más necesitados y limpian de hielo y nieve calles y carreteras con su maquinaria para poder garantizar la movilidad y el abastecimiento de sus vecinos”, señala Aurelio González, secretario regional del sindicato agrario UPA.

“Con el desabastecimiento momentáneo que se ha producido en los supermercados y comercios de las ciudades debido a que los camiones se quedaron atrapados en la carreteras, los agricultores han vuelto a demostrar que son imprescindibles”, insiste el líder agrario, para quien esta pandemia y posterior temporal debe hacer ver a las Administraciones que el sector agrario debe ser “prioritario” en España, en general, y en Castilla y León, en particular, porque los que trabajan el campo son quienes producen las materias primas.

Un agricultor con su tractor limpia las calles de Canalejas bajo la atenta mirada de uno de sus vecinos
Un agricultor con su tractor limpia las calles de Canalejas bajo la atenta mirada de uno de sus vecinosLa RazónLa Razón

Lo normal

“Sí que es verdad que nos consideramos un poco así, pero estamos acostumbrados. Para nosotros esto es lo normal y no creemos que sea excepcional, ya que la gente del campo nunca ha dejado de trabajar y de ayudar en lo que haga falta y en cualquier momento”, señala a LA RAZÓN Javier de Dios, agricultor y alcalde de la localidad vallisoletana de Canalejas de Peñafiel, que estos días, junto con más vecinos, ha tenido que emplearse a fondo para quitar la nieve que invadía a este municipio agrícola de cerca de 250 habitantes y que pertenece a la comarca Campo de Peñafiel, para recuperar la normalidad tras el paso de “Filomena”.

Una nieve que, dicho sea de paso, es bienvenida en el campo y que hace ver con esperanza este 2021 recién comenzado. “La nieve es muy buena para todo el campo en general; para las viñas, para los cereales, para que los pantanos se repongan y podamos regar cuando venga la sequía... es una gran noticia esta nevada”, asegura Javier de Dios, quien hace suyo el sabio refranero popular que dice que “año de nieves, año de bienes” para augurar un próspero 2021.

Agricultor de Canalejas de Peñafiel con su tractor quitando nieve de este municipio vallisoletano
Agricultor de Canalejas de Peñafiel con su tractor quitando nieve de este municipio vallisoletanoLa RazónLa Razón

El primer edil de Canalejas cuenta también a este periódico que ha nevado mucho este fin de semana pasado y pone en valor el compromiso y dedicación de sus vecinos. “Se han volcado todos para quitar la nieve y hacer transitables las calles”, señala, asombrado aún por la cantidad de copos que cayeron. “Jamás he visto algo parecido; recuerdo una fuerte nevada un día de Reyes de hace varios años, pero nada comparable a esto”, afirma, mientras advierte que el temporal no ha terminado y que siguen trabajando en las calles y plazas porque el frío de estos días está dejando placas de hielo en el municipio que complican la movilidad.

Al nuevo año recién comenzado le pide que los agricultores y ganaderos obtengan precios justos por sus productos para poder mantener sus explotaciones y cultivos, pero también llama a las Administraciones central y regional especialmente a que tengan más en cuenta el medio rural.

“A los dirigentes y políticos se les llena la boca de buenas palabras e intenciones para los pueblos, pero a la hora de la verdad nada de nada”, lamenta De Dios, quien pone como ejemplo a su propia localidad y las dificultades que tienen con las nuevas tecnologías, ya sea para tener internet de calidad o simplemente cobertura para poder hablar por teléfono móvil. “Nos sentimos abandonados. Y se está viendo ahora también con esta pandemia, donde los pueblos son los últimos en llegar a todo, ya sea para las vacunas o para tener un profesional sanitario. Hemos estado meses sin un médico que atendiera en el pueblo”, se queja.

Pese a todo, este joven agricultor espera y desea que al menos esta crisis sanitaria sirva para que el medio rural se pueda repoblar. “Ojalá sea así y mucha gente vaya a los pueblos a crear su proyecto de vida, pero creo que sin trabajo, infraestructuras o internet será complicado”, apunta.

Agricultor de la localidad vallisoletana de Langayo quita nieve en el municipio con su tractor
Agricultor de la localidad vallisoletana de Langayo quita nieve en el municipio con su tractorAyto. LangayoLa Razón