Alarma ante una bola de fuego en el cielo de El Bierzo y otros puntos de Castilla y León

Muchos vecinos de la zona alertaron al 112 tras observar un fuerte resplandor sobre las 1:36 horas de este. Son muchos los que creen que se trataba de un meteorito

Thumbnail

Cuando nadie creía que el 2020 iba a ser un año insuperable por todas las cosas extrañas que han sucedido, parece que sólo en los primeros 18 días de 2021 lo va a superar. Primero llegó el avance la tercera ola de la pandemia provocada por la Covid-19. Después el temporal Filomena que dejó a más de media España paralizada. Y ahora están más cerca los extraterrestres o eso parece. Para empezar los vecinos de la comarca leonesa de El Bierzo y otros puntos de Castilla y León alertaron de la caída de un meteorito en la zona.

Como se puede ver en las imágenes recogidas por los compañeros de Onda Bierzo OndaCero, a las 1:36 horas de este lunes, se puede observar un fuerte fogonazo que asustó a muchos vecinos de la comarca leonesa.

Además, el Servicio de Emergencias de Castilla y León 1-1-2 informó de que, entre las 1:36 y la 1:42 horas de este lunes hemos recibido varios avisos desde Camponaraya y Ponferrada, en León; y desde Palacios de Goda, en Ávila, informando de un resplandor y una posterior explosión, que podría tratarse de un meteorito.

Las cámaras del Meteo Spifly y algunas particulares dieron fe del paso de ese resplandor que muchos consideran un meteorito, aunque ese extremo está aún por confirmar. Sí se sabe que produjo un estruendo y que también fue avistado en Galicia, norte de Portugal y otras provincias de Castilla y León, concretamente Ávila. Tal es así que el rango de observación del fenómeno abarca áreas de Andalucía, Asturias, Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, Extremadura, La Rioja, y Euskadi.

El ruido fue tal que algunos vecinos, según han explicado a Efe , salieron alertados a la calle pensando que se trataba de una explosión que no localizaron.

Según explican a la agencia Ical los que pudieron apreciar el suceso en vivo, el “ruido profundo” que siguió al resplandor se asimilaba a la caída de piedras, lo que en un primer momento llevó a muchos a pensar que se trataba de un terremoto, asegura Luis Vega, vecino del municipio berciano de Folgoso de la Ribera. “Yo estaba con los ojos cerrados, pero duermo con la persiana levantada y noté unos fogonazos que no supe qué eran. Al cabo de un rato, oí un ruido como si hubiera caído una pared”, añade.

El resplandor nocturno y el estruendo también afectaron a los gatos de la casa, que duermen en la misma habitación que Luis. “Uno se puso de pie y el otro con la cabeza levantada”, relata el vecino, que llegó a levantarse de la cama para comprobar que no había daños en las cercanías. Ya por la mañana, Luis comentó el fenómeno por teléfono con su hermana, vecina del mismo pueblo, que confirmó que también había escuchado el ruido.

También, el experto en meteoritos José Vicente Casado, explicó, a la Agencia Ical que este tipo de fenómenos “engaña mucho”. “La gente lo ve sobre el horizonte y parece que ha caído en el monte de al lado y luego aparece a decenas de kilómetros”, indicó Casado, que apuntó que el ángulo dibujado por el bólido en el cielo indica que probablemente cayó en Galicia.

En ese sentido, el experto afirmó que las imágenes que puedan aportar los testigos presenciales, así como las correspondientes a cámaras de seguridad de autopistas o gasolineras serán claves para determinar la órbita del objeto y reconstruir su trayectoria, de cara a averiguar el lugar en el que pudieron caer los fragmentos. En referencia a este extremo, Casado se muestra tajante y declaró que “no cabe duda de que han caído fragmentos al suelo”, aunque remarcó que el tamaño máximo de los fragmentos puede corresponderse con el de un balón de fútbol.

Prueba de ello es que no se han hallado restos de los últimos cinco meteoritos caídos en España, señala el experto, que lamentó que “encontrarlos tiene mucha dificultad, es casi una quimera”. Su hallazgo permitiría conocer detalles sobre la composición de la roca o su edad, lo que resulta de gran interés para la comunidad científica.