La Policía Nacional interrumpe una fiesta familiar con 30 personas en Segovia

Los agentes piden la colaboración ciudadana para cumplir con las medidas sanitarias

Agentes de la Policía Nacional de Segovia
Agentes de la Policía Nacional de Segovia

Agentes de la Policía Nacional de Segovia propusieron actas de sanción por la celebraciónde una fiesta familiar en la vía pública con la participación de unas 30 personas, incumpliendo las medidas establecidas en el decreto de la Junta de Castilla y León.

Los agentes se desplazaron hasta la zona conocida como Vial Interpolígonos, en la carretera que une las áreas industriales de El Cerro y Hontoria, tras recibir un aviso por la concentración de un gran número de personas.

Desde la Policía Nacional se quiere recalcar la necesidad de que todos los ciudadanos colaboren en el cumplimiento de las medidas sanitarias, en aras de luchar contra la pandemia de la covid-19.

Almazán

Además, la Guardia Civil de Almazán (Soria) denunció el pasado viernes 12 de febrero a nueve personas que estaban celebrando una fiesta privada en un garaje, después del toque de queda. Los hechos ocurrieron a las 21.10 horas cuando una patrulla de servicio de la Guardia Civil de Almazán escuchó voces de varias personas en el interior de un local situado en una céntrica calle de esta localidad.

Con el apoyo de la Policía Local y con el permiso de la persona que abrió la puerta, entraron en el interior e identificaron a los denunciados que se encontraban escondidos en diversas estancias del local. Alguna de estas personas no llevaba mascarilla.

En concreto, según detalló la Subdelegación del Gobierno en Soria, el local era un garaje o almacén de unos 600 metros cuadrados alquilado como peña o terrizo por un grupo de personas vecinas de la localidad.

Todas estas personas, siete hombres y dos mujeres, fueron informadas de que iban a ser denunciadas ante la Junta de Castilla y León por infracciones contra las medidas dispuestas para frenar la expansión del coronavirus, principalmente, por vulnerar la disposición que prohíbe reuniones sociales de más de cuatro personas no convivientes. Además, tampoco guardaban la distancia de seguridad de 1,5 metros establecida y se saltaron el toque de queda establecido por la Junta de Castilla y León a las 20.00 horas.

Un total de 462 denuncias

Por otra parte, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han emitido 462 actas de denuncias en Castilla y León en la última semana por incumplir el uso de mascarillas. En concreto, entre el 8 y el 14 de febrero, según los datos facilitados por la Delegación del Gobierno en Castilla y León, la Guardia Civil tramitó 209 y la Policía Nacional 253.

Salamanca, con 125 denuncias, es la provincia con más sanciones, seguida por Zamora, con 84, y León con 62. En el extremo opuesto se situó Palencia, con 13; Ávila, con 22, Soria (24) y Segovia (30). En la provincia de Burgos se tramitaron 47 denuncias y 54 en Valladolid.