Castilla y León mantiene firme el pulso al Gobierno por el lobo ibérico

Junto a Cantabria, Asturias y Galicia tienden la mano a Sánchez para actualizar la estrategia nacional de 2005 pero siempre que se suspenda la protección de esta especie

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones
El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-QuiñonesJCYL JCYL

Castilla y León, Galicia, Asturias y Cantabria mantienen su órdago al Ministerio para la Transición Ecológica en torno a la decisión de proteger al lobo ibérico en toda España e impedir su caza e insisten en que si no se da marcha atrás a esta medida acudirán a los tribunales en defensa de la ganadería extensiva de sus territorios y del desarrollo económico, social y medio ambiental del medio rural de estas Comunidades.

Así lo aseguraba este lunes el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, tras participar junto a sus homólogos de Galicia, Asturias y Cantabria en una reunión con la ministra Teresa Ribero, a quien han transmitido la inquietud existente y los motivos políticos, técnicos y jurídicos del por qué no se puede incluir al lobo ibérico en la lista de especies protegidas.

Entre ellas, por el daño que hace a la ganadería extensiva así como por el daño que se hace al único medio de subsistencia existente en muchos pueblos, que provocaría casi su desaparición, además del daño al medio ambiente y a los ecosistemas naturales.

Suárez-Quiñones explicaba que lo que le han pedido a la ministra principalmente es sentarse a trabajar juntos para consensuar una nueva estrategia nacional desde la ya existente de 2005 aprobada por el Gobierno y las Comunidades Autónomas, pero que para ello antes el Gobierno de España debe suspender la tramitación de la catalogación del lobo ibérico como especie protegida.

«Nuestra intención es la de colaborar de forma leal para actualizar esa estrategia nacional pero para ello es indispensable que se paralice dicha propuesta de proteger al lobo», apuntaba el consejero, mientras insistía en que tanto las regiones asturiana, gallega y cántabra no darán un paso atrás en defensa de sus intereses, que en este caso es el interés de los ganaderos y de las gentes del medio rural, y que si tienen que llegar a los tribunales lo harán. Además, apuntaba que también cuentan con el respaldo de Madrid, País Vasco y Aragón.

También el consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez que por la mañana había participado en la Conferencia Sectorial de Agricultura, había mostrado el malestar de Castilla y León ante esta decisión de proteger el lobo ibérico y por ello pedía al ministro Luis Planas, que ya ha manifestado que está en contra de esta medida impulsada desde el Ministerio para la Transición Ecológica de Teresa Ribero, que la frene.

«Si finalmente se aprueba se atentaría contra el desarrollo de la actividad ganadera del vacuno, caprino, equino y se dejaría desamparadas a estas explotaciones, decía Ibáñez.

Desde el Gobierno, la ministra Teresa Ribero pedía a los consejeros de estas cuatro regiones trabajar juntos de forma coordinada en acciones de protección a los ganaderos y de coexistencia con el lobo ibérico para asegurar su conservación a largo plazo.

También defendía dotar al sector ganadero de recursos para sostener los costes de un patrimonio natural común, pero, sin embargo, no se ha pronunciado en la suspensión de la medida, según apuntaba Suárez-Quiñones.

Durante la reunión, según fuentes del Gobierno, se recordó el marco de protección de la especie que rige en casi todos los países de la Unión Europea. Desde el Ministerio se entiende que la homogeneización del estatus legal del lobo en toda España puede contribuir a superar muchos de los problemas que actualmente aquejan a la conservación y gestión de la especie, especialmente por la disparidad en los modelos de gestión desde las diferentes comunidades autónomas, la alta incidencia de daños y la conflictividad que existe en torno a la gestión de esta especie.

Asimismo, Ribera trasladaba que en este asunto los ministerios para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y Agricultura, Pesca y Alimentación van de la mano y trabajarán para reforzar el apoyo a la ganadería extensiva y la protección de la biodiversidad.

La ministra recordaba también que con esta propuesta de inclusión de todas las poblaciones españolas de lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial se atiende al dictamen del Comité Científico, que recomendó su protección al considerar “su importancia como patrimonio cultural, científico, así como los servicios ambientales que produce la presencia de esta especie en los ecosistemas naturales”.